Triple homicidio: con los testigos solicitados por la defensa culmina la etapa testimonial

Así, hoy declararán Inés Torres, madre de Claudio Lamonega. También brindarán testimonio la hermana del imputado e Ignacio, uno de sus hijos. Mientras que por la Fiscalía comparecerá la madre de Marisa Santos. De ese modo culminará la etapa testimonial luego de once jornadas.

Luego de once jornadas de audiencia, hoy llegará a su término la etapa testimonial en el juicio oral y público por los homicidios de Marisa Santos (48) y sus hijos Victoria Ramis (17) y Lucas (15) Ramis, por el que se encuentra imputado Claudio Lamonega (50), pareja de la mujer.
Las últimas dos personas en declarar por pedido de la jefa de Fiscales, Andrea Vázquez, serán el médico psiquiatra de la Procuración General quien realizó un examen a Lamonega, y la madre de Santos, quien al momento del homicidio se encontraba en Buenos Aires junto a su esposo quien se realizaba un tratamiento médico.
La mujer deberá brindar su testimonio en la misma jornada que declararán los testigos solicitados por la defensa de Lamonega, ya que hoy también declararán ante el tribunal colegiado Inés Torres, madre del imputado; una hermana de este y uno de sus hijos, Ignacio Lamonega.
De esa forma, culminará la etapa testimonial que ayer contó con la declaración de otros siete testigos, entre ellos la ex esposa de Lamonega, quien confirmó lo dicho el miércoles por Silvia Santos, hermana de Marisa, con respecto al hallazgo de joyas de la víctima en la casa de uno de los hijos del apicultor.
También brindó su testimonio Daniela Santos, hermana menor de Marisa, quien coincidió con sus hermanas respecto de las características personales de Lamonega, los mensajes de texto ofensivos y las situaciones intimidantes que el grupo familiar atravesó desde la separación de la pareja.
En sus declaraciones además confirmó que el domingo 23 de noviembre, día en que se produjo el triple homicidio, había viajado junto a su esposo e hijos al campo de un familiar ubicado en la zona de Perito Moreno, Santa Cruz. Y una vez que regresaron a Sarmiento, al mediodía del lunes cuando realizaban compras en el centro, observó la camioneta de su hermana, estacionada frente a la Escuela 82.
Esto le llamó la atención, aunque pensó que estaría comprando en un kiosco de la zona. Sin embargo, cerca de las 14, Lamonega llegó a su casa, una situación atípica en función que no se dirigían la palabra, y le pidió el número de teléfono de la prima que vive en Comodoro Rivadavia. Le informó, que Marisa y los chicos habían viajado el domingo y no lograba contactarse. "No me contesta, algo malo pasó", habría agregado el acusado.

OTROS DOS TESTIGOS
En esta jornada también declaró el psicólogo que atendió a Santos desde julio de 2013, hasta el 14 de noviembre del año pasado. Mediante el sistema de videoconferencia desde la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, explicó que el motivo de consulta estaba vinculado con la inestabilidad laboral de Marisa, situación que le generaba sentimientos de tristeza y angustia.
El profesional señaló que Marisa tenía una personalidad muy sensible, con gran capacidad de empatía con el otro. También agregó que su mayor preocupación era el sostenimiento económico de sus hijos.
Finalmente declaró una vecina de la madre de Lamonega, quien indicó que el hombre en 2009 le mató sus perros y con saña se lo confirmó al decirle: "¿vos querés saber qué pasó con los perros? Yo te los maté. ¿Querés verlos? los dejé colgados en la cerca".
Así paso la anteúltima audiencia del juicio, jornada que culminó con una inspección ocular en el canal de riego, donde los investigadores encontraron el silenciador de un arma y el teléfono celular de la víctima. De la diligencia participaron tres jueces que integran el tribunal, la Fiscalía, la querella particular y la Defensa Pública.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico