Trump "cree" que Rusia estuvo detrás del espionaje a Clinton

Sin embargo, el presidente electo de Estados Unidos le bajó el tono a la denuncia y aseguró que Estados Unidos sufre ciberataques de "todo el mundo". Además, tal como había manifestado en ocasiones anteriores, reconoció que quiere reconstruir los lazos con el país europeo. "Rusia puede ayudarnos a luchar contra el Estado Islámico", aseguró.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, admitió ayer que Rusia estuvo detrás de los ataques informáticos que podrían haber perjudicado a su rival en las elecciones de noviembre último, al tiempo que expresó su impaciencia por levantar un muro en la frontera con México, cuya construcción, prometió, la pagará el país vecino.
"No voy a esperar un año y medio para construir el muro ni a esperar a terminar la negociación con México", aseguró el magnate republicano durante una conferencia de prensa en la Trump Tower de Nueva York, la primera que ofrece desde que ganó las elecciones en noviembre y a sólo nueve días de asumir.
Trump eligió la glamorosa sede de sus oficinas corporativas y del bunker que instaló para manejar la transición presidencial. Sin embargo, como ya es costumbre no pudo evitar que grupos de manifestantes se congregaran frente al edificio para protestar contra las políticas que piensa implementar y para rechazar las nominaciones para su gabinete, que ayer comenzaron a ser discutidas en el Senado.
La tensión hoy en día en Estados Unidos es tan grande que la organización de derechos humanos Amnistía Internacional (AI) acusó ayer a Trump en Twitter de utilizar la conferencia como una "distracción".
"La conferencia de Trump es una distracción. La noticia real son las confirmaciones del gabinete, en las que la retórica de Trump se vuelven políticas públicas", escribió AI, junto al hashtag #ConfirmHumanRights, que está siendo utilizado en la red social para reclamar al Senado que sólo confirme a los funcionarios que tengan un historial de respeto a los derechos humanos.
Trump, como era previsible, se mantuvo ajeno a esta polémica.
Habló de manera extendida sobre el ciberataque a los servidores del Partido Demócrata durante la campaña presidencial. Dijo que "hackear es malo" y reconoció que Rusia puede haber sido responsable.
"Creo que fue Rusia", señaló el empresario luego de que la semana pasada los servicios de Inteligencia del gobierno de Obama denunciaran ante la Comisión de Asuntos Militares del Senado que altas cargos rusos habían ordenado el espionaje porque preferían una victoria de Trump, en vez de la demócrata Hillary Clinton.
Sin embargo, el presidente electo le bajó el tono a la denuncia contra Moscú y aseguró que Estados Unidos sufre ciberataques de "todo el mundo (...) ya sea Rusia, China o cualquiera".
Aun así, Trump, quien ha expresado su simpatía por Putin en repetidas ocasiones, se mostró confiado en que este tipo de ciberataques "nunca volverá" a ocurrir cuando él esté en la Casa Blanca, informó la agencia de noticias EFE.
Además, tal como había manifestado en ocasiones anteriores, dijo que quiere reconstruir los lazos con Rusia y calificó de "horrible" la relación que existe actualmente.
"Rusia puede ayudarnos a luchar contra el Estado Islámico", aseguró.
Trump también se refirió a los informes de inteligencia filtrados en las últimas horas sobre operaciones de agentes rusos que podrían perjudicarlo.
"Nunca debieron haberse filtrado, (son noticias) que no tienen sentido, quizás difundidas por agencias de inteligencia, ¿quién sabe?", afirmó Trump y advirtió que podría terminar siendo una "mancha tremenda" para los servicios de inteligencia.
Así reaccionó el futuro presidente a la noticia que fue publicada anteanoche por algunos medios y que aseguraban que los servicios de inteligencia rusos tendrían información comprometedora de Trump.
El presunto informe, cuyo origen se desconoce, cita viajes realizados por asistentes suyos supuestamente para concertar reuniones con agentes rusos con el fin de sellar acuerdos que pudieran beneficiarlo en las últimas elecciones.
Los medios también revelaron que el presunto informe menciona una grabación de video en la que el presidente electo aparecería con prostitutas en un hotel de Moscú en 2013.
Trump negó todos los trascendidos en la conferencia de prensa de ayer y dijo ser "extremadamente cuidadoso" cuando sale del país para evitar este tipo de acciones.
En otro tramo de la conferencia, el presidente electo se comprometió a crear empleos.
"Voy a ser el mayor productor de empleos que Dios haya creado", dijo Trump antes de asegurar que en las próximas semanas anunciará "grandes noticias" sobre empresas que van a expandir sus operaciones en el país.
"Creo que muchas industrias van a volver (a Estados Unidos)", afirmó el magnate, y expresó su deseo de expandir el sector farmacéutico, ya que la mayoría de los medicamentos que se consumen en el país provienen del exterior.
Como ya es habitual, Trump ofreció declaraciones explosivas, se negó a responder las preguntas de algunos periodistas porque "mienten", y aprovechó la ocasión para entregar formalmente el timón de sus negocios a sus dos hijos varones mayores.
Antes de terminar con la conferencia, Trump dijo que sus hijos Eric y Donald Jr. dirigirán sus negocios y que si lo hacen mal, cuando él termine su mandato "en ocho años", regresará y les dirá, como inmortalizó en su reality show El Aprendiz: "¡Están despedidos!"

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico