Trump nombró a otras tres polémicas figuras en cargos clave del nuevo gobierno

Tanto el senador Jeff Sessions, el congresista Mike Pompeo y el ex jefe de la inteligencia militar Michael Flynn han cuestionado duramente al gobierno del presidente Barack Obama por su manejo de la seguridad nacional y el contraterrorismo.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, anunció a sus elegidos para tres puestos clave de su futuro gobierno, nominando a un polémico senador como fiscal general, a un ultraconservador como director de la CIA y a un crítico de la actual política exterior de su país como asesor de seguridad nacional.
Tanto el senador Jeff Sessions, el congresista Mike Pompeo y el ex jefe de la inteligencia militar Michael Flynn han cuestionado duramente al gobierno del presidente Barack Obama por su manejo de la seguridad nacional y el contraterrorismo, y su nominación marca un brusco giro político para Estados Unidos. El anuncio llega a horas de otra polémica designación de un ejecutivo de ultraderecha como asesor.
Al seleccionar a Sessions como fiscal general y a Flynn como asesor de seguridad nacional, Trump también recompensa a dos políticos que le fueron ardorosamente leales desde el principio de su campaña presidencial, mientras gran parte del establishment de su Partido Republicano le daba la espalda.
Pese a que los republicanos controlan el Senado, la confirmación de Sessions podría ser problemática, ya que en 1986 decidió retirarse de un proceso similar para ser ratificado como juez luego de hacer comentarios racistas durante su mandato como fiscal en Alabama, el estado por el cual es senador.
Sessions, de 69 años y el primer senador en apoyar a Trump, ha sido uno de los principales impulsores de políticas más duras para impedir la inmigración ilegal.
Pompeo, de 52 años, es congresista por Kansas desde 2011 -actualmente ejerce su tercer mandato-, miembro de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes y del Tea Party, el sector del Partido Republicano que ideológicamente mezcla conservadurismo, populismo y libertarismo.
El congresista ganó notoriedad por su rol en la investigación parlamentaria sobre el ataque de 2012 al consulado de Estados Unidos en la ciudad libia de Bengazi, desde el cual criticó duramente a la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton, la demócrata derrotada por Trump en los comicios de este mes.
Flynn ha sido muy crítico la política exterior y de Defensa de Obama. Como asesor de seguridad nacional, trabajará en el Ala Oeste de la Casa Blanca, donde está el Despacho Oval, y tendrá frecuente acceso al presidente.
Con 57 años, ha alertado sobre los peligros que representan los grupos islamistas y dicho que Estados Unidos necesita "desacreditar" al islam radical. También dijo que el islam es una "ideología política" que "definitivamente se esconde detrás del hecho de ser una religión".

GOLPE A MEXICO

A dos meses de llegar a la Casa Blanca, el presidente electo estadounidense, Donald Trump, comenzó a moverse en el plano comercial y a dar los primeros indicios de su futuro plan económico.
"Apenas recibí una llamada de mi amigo Bill Ford, presidente de Ford, quien me anunció que mantendrá la producción de (automóviles) Lincoln en Kentucky y no (la trasladará a) México", escribió en Twitter.
"Trabajé duro con Bill Ford para mantener la planta de Lincoln en Kentucky. debía al gran estado de Kentucky su confianza en mí!", agregó.
Durante la campaña electoral, Trump había incluido entre sus prioridades la renegociación del Nafta, el acuerdo de libre comercio norteamericano entre Estados Unidos, México y Canadá, proyectando un arancel del 35 por ciento sobre los productos industriales para salvar y crear nuevos puestos de trabajo en su país.
Ford planeaba trasladar la producción de sus vehículos Lincoln MKC desde Louisville, en Kentucky, a Cuautitlan, en México, como fue negociado en 2015 con los sindicatos del sector.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico