Trump prometió que sólo los inmigrantes que "aman" a EE.UU. entrarán al país

"La libertad religiosa es sagrada y todo estadounidense tiene el derecho de profesar la fe en la cual cree. Pero quienes vengan a Estados Unidos deben respetar nuestros valores", sostuvo el mandatario.

Una vez más, el flamante presidente de Estados Unidos, Donald Trump, echó nafta ayer al tenso debate nacional provocado por sus políticas migratorias y prometió que sólo permitirá la entrada al país a los inmigrantes que "nos aman a nosotros y a nuestros valores".
"Estados Unidos tiene el sistema de inmigración más generoso del mundo, pero hay quienes se aprovechan de la generosidad", sentenció Trump durante el Desayuno Nacional de Oración, un acto que mezcla política y religión, y que se celebra tradicionalmente en Washington el primer jueves de febrero.
"La libertad religiosa es sagrada y todo estadounidense tiene el derecho de profesar la fe en la cual cree. Pero quienes vengan a Estados Unidos deben respetar nuestros valores", agregó, citado por la agencia de noticias ANSA.
El viernes pasado Trump firmó un decreto que prohibió la entrada del país por 120 días a todos los refugiados, de manera indefinida a los sirios y por tres meses a los ciudadanos de seis países de mayoría musulmana: Irak, Irán, Yemen, Sudán, Somalía y Libia.
Estas medidas, que comenzaron a ser ejecutadas al día siguiente, provocaron de inmediato una ola de protestas masivas dentro y fuera del país y desataron el repudio de gobiernos extranjeros, entre ellos sus principales socios europeos y las naciones que se vieron afectadas por el decreto.
Pese a ello, Trump sigue defendiendo su decisión por "razones de seguridad".
Además, el otro tema migratorio que más irrita a los opositores del flamante presidente, dentro y fuera del país, es la extensión del muro fronterizo sur sobre todo el límite con México.
El nuevo jefe de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, adelantó que quiere tener terminado el muro en un período máximo de dos años.
"El muro será construido primero allí donde más se necesita y luego se complementará. Así es como yo lo veo. Realmente, espero tenerlo listo en los próximos dos años", señaló Kelly anoche en una entrevista con la cadena de televisión Fox News, luego de visitar la zona fronteriza.
El ex general de cuatro estrellas, considerado un referente del ala más dura de las fuerzas en lo que a la seguridad fronteriza se refiere, también anunció que la construcción del muro comenzará en apenas unos meses, aunque no especificó una fecha concreta, según la agencia de noticias DPA.
Kelly reconoció que el gobierno del presidente Trump está estudiando todavía cómo financiar un proyecto de tal envergadura, dado que la frontera entre los dos países tiene casi 3.200 kilómetros de largo.
"Creo que la financiación la obtendremos relativamente rápido," aseguró.

TENSA CHARLA
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, mantuvieron una tensa charla telefónica por los 1.250 refugiados que el ex presidente norteamericano Barack Obama se comprometió a recibir.
De acuerdo con el diario The Washington Post, que cita a altos cargos bajo condición de anonimato, Trump habló con Turnbull el fin de semana y le dijo que el acuerdo al que había llegado con Obama era "el peor acuerdo de la historia" y se quejó de que, en caso de cumplirlo, lo iban a "matar" políticamente en Estados Unidos.
Además, Trump acusó a Australia de querer exportar "al próximo atacante de Boston", en referencia a los extremistas de nacionalidad chechena que atentaron en 2013 durante una maratón en esa ciudad, al pretender enviar a 1.250 refugiados que en ese país están encerrados en centros de detención.
Muchos de los 1.250 refugiados son originarios de los siete países de mayoría musulmana a los que Trump suspendió el viernes último la concesión de visados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico