Trump proyecta a un veterano de Irak y Afganistán como su secretario de Defensa

Después de una serie de designaciones que despertaron repudio y preocupación de la oposición y grupos de derechos civiles, Donald Trump anunció ayer que está analizando al general retirado James Mattis como posible secretario de Defensa, un hombre que encabezó las invasiones a Irak y Afganistán, y un enemigo acérrimo de Irán.
Al mismo tiempo, el vicepresidente electo, Mike Pence, confirmó que el ex gobernador de Massachusetts y ex rival electoral de Barack Obama, Mitt Romney, está "siendo considerado" para liderar la Secretaría de Estado, según la entrevista que ofreció a la cadena de noticias Fox News.
El sábado Romney visitó a Trump en Club de Golf Nacional Trump en Nueva Jersey, un lujoso predio, en el que el mandatario electo y su vicepresidente pasaron todo el fin de semana, reuniéndose con dirigentes y potenciales miembros de su gobierno, que asumirá el poder el 20 de enero.
Según explicó ayer Pence, la reunión con Romney fue "cálida y sustantiva", pese a los dardos que se cruzaron Trump y el ex gobernador de Massachusetts durante la campaña presidencial.
La agenda del presidente y vice electos continuó ayer con un juego de golf a media mañana, seguido por una misa en una iglesia protestante presbiteriana cercana.
Antes de entrar a la ceremonia dominical, Trump informó a través de su cuenta de Twitter que hoy continuarán las reuniones políticas.
"Muchos patriotas vendrán a Bedminster hoy mientras sigo llenando los casilleros necesarios para hacer grande de nuevo a Estados Unidos".
Acto seguido, informó que está considerando al general retirado James Mattis para encabezar la cartera de Defensa.
"¡Un verdadero general de generales!", escribió el magnate y contó que ayer se reunió con él en su club de golf, según la agencia de noticias EFE.
Mattis es un general retirado de Infantería de Marina, dirigió entre 2010 y 2013 el Mando Central (Centcom) de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, es decir, controló los dos escenarios más conflictivos del mundo: Medio Oriente y Asia Central.
Además comandó las primeras fuerzas de la Infantería de Marina que invadieron Afganistán en 2001 e hizo lo mismo en Irak dos años después.
Pese a ser un comandante militar reivindicado tanto por el gobierno republicano de George W. Bush y del demócrata, Barack Obama, Mattis finalmente fue removido cuando confrontó público al actual presidente por su política de negociación nuclear con Irán, un país al que el posible funcionario de Trump calificó como la mayor amenaza de la región para Estados Unidos.
Tanto durante la campaña como después de haber ganado, Trump prometió suspender el acuerdo nuclear que Estados Unidos y el resto de las principales potencias del mundo firmaron con Irán para congelar su producción nuclear a cambio de levantar las principales sanciones financieras y económicas que existían contra la República Islámica.
Mientras Trump dice estar concentrado en formar a su futuro gobierno, el diario The New York Times denunció ayer que la semana pasada el presidente electo se reunió en la Trump Tower con tres empresarios indios, que están construyendo un complejo de departamentos de la cadena Trump en su país.
La noticia reanudó el debate sobre el conflicto de intereses que existe entre el rol de Trump como presidente electo y su aún activo papel como empresario.
La vocera de la Organización Trump, Breanna Butler, no negó la información, sino que aclaró que "no fueron encuentros formales".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico