Trump ya tiene los delegados necesarios para ser candidato

"Me siento honrado", dijo Trump en una conferencia de prensa. "Estas personas que están detrás de mí nos permitieron superar la barrera", dijo el millonario, acompañado en el escenario por los delegados que comprometieron su apoyo al empresario en la convención partidaria.

La gran sorpresa de esta campaña electoral estadounidense, el multimillonario empresario Donald Trump, alcanzó ayer el número de delegados necesarios para convertirse en el candidato presidencial republicano, tras superar una masiva campaña en su contra, inclusive de su propio partido.
Inusualmente sobrio y moderado, Trump se declaró "honrado" de haber alcanzado en las urnas la mayoría de los delegados necesarios para imponerse en la Convención Nacional Republicana de julio próximo, en la que la fuerza opositora elegirá formalmente a su candidato a suceder a Barack Obama en la Casa Blanca.
"Me siento honrado", dijo Trump en una conferencia de prensa. "Estas personas que están detrás de mí nos permitieron superar la barrera", dijo el millonario, acompañado en el escenario por los delegados que comprometieron su apoyo al empresario en la convención partidaria.
Trump necesitaba sumar 1.237 delegados, y varios de ellos que por la ley de sus estados no están obligados a votar por el candidato por el que fueron electos, anunciaron hoy su apoyo al magnate, que llegó a sumar así 1.238, uno más que los que necesitaba para, en teoría, garantizarse su triunfo en la convención.
Lejos de llegar a la Convención Nacional con esa mayoría ajustada, todo indica que Trump sumará muchos apoyos más en el supermartes del próximo 7 de junio, en el que los republicanos deben elegir 303 delegados en cinco estados, entre ellos, California, el de mayor caudal electoral del país.
A pesar del éxito en las primarias, Trump aún tiene por delante la resistencia de parte de la conducción del partido, en especial del influyente Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, quien insiste en que no está "listo" para apoyar al millonario. Ryan -el político republicano con más elevado cargo público en la actualidad- dijo este jueves que su preocupación fundamental era trabajar por la unidad partidaria para las elecciones. Para eso, dijo, es necesario tener "unidad real en el partido, no una unidad fingida".
El multimillonario se había convertido en el único aspirante en carrera por la nominación del Partido Republicano a la Casa Blanca, después que su último adversario en la primaria, John Kasich, interrumpiera su campaña.
Kasich arrojó la esponja un día después que hiciera lo mismo el senador ultraconservador Ted Cruz, ante el fracaso de la tentativa hilvanada por ambos de bloquear la marcha imparable de Trump hacia la nominación durante la convención partidaria, prevista para julio en Cleveland.
Kasich y Cruz soñaban con impedir a Trump lograr el número necesario de delegados para forzar varias rondas de votación en la convención y así tratar de destronar al polémico millonario.

NUMERO MAGICO
La Convención Nacional Republicana, que se celebrará el próximo julio en Cleveland (Ohio), designará oficialmente al candidato presidencial. En ese momento, Trump había conseguido 1.053 delegados en las primarias de los 1.237 que precisaba para confirmar su victoria en la disputa interna.
Horas antes de conocerse que Trump había llegado al "número mágico" de la primaria presidencial opositora, Obama dijo que el ascenso del magnate tenía "inquietos" a varios líderes mundiales, en declaraciones a la prensa en Japón durante la cumbre del grupo de los siete países más ricos del mundo (G7).
"No saben con qué nivel de seriedad deben tomarse algunos de sus comentarios. Están inquietos con él y por una buena razón, ya que muchas de la propuestas que hizo revelan o bien ignorancia en cuanto a asuntos mundiales o bien una actitud arrogante", dijo Obama, citado por la agencia de noticias EFE.
Pese a los esfuerzos del establishment republicano y una masiva campaña anti Trump, los otros 16 precandidatos presidenciales tuvieron que aceptar que no podían convencer a los electores y, para principios del corriente mes, Trump ya era el único aspirante opositor en carrera para la Casa Blanca.
Sin más opción y como un efecto dominó, congresistas, senadores y miembros de la cúpula republicana anunciaron su apoyo al empresario multimillonario y comenzaron las reuniones para suavizar las diferencias y lanzar una campaña unida de cara a los comicios generales de noviembre próximo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico