Tusk admite que la Unión Europea está desbordada por la llegada de refugiados

Desde que comenzó 2016 31.200 refugiados e inmigrantes alcanzaron las costas griegas, una cifra 21 veces mayor que los 1.472 registrados en todo enero de 2015. Si la tendencia continúa, este año se superará de manera significativa el récord de 853.650 personas que alcanzaron las costas de Grecia el año pasado. Casi la mitad de ellos provienen de Siria, seguido de Afganistán e Irak.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo ayer que el bloque comunitario tiene hasta marzo "para ver si funciona" su estrategia para resolver la crisis migratoria que golpea al continente y advirtió que, en caso contrario "las consecuencias serán graves".
Poco antes de las palabras de Tusk, Médicos Sin Fronteras (MSF) denunció el "fracaso catastrófico" de la Unión Europea (UE) en su ayuda a los cientos de miles de refugiados, la Unicef advirtió sobre el riesgo de muerte por congelamiento de los niños refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) alertó que en los primeros días de 2016 alcanzaron las costas griegas más de 31.000 personas, una cifra 21 veces mayor que los registrados en todo el mes de enero de 2015.
"El Consejo europeo de marzo será la fecha límite para ver si la estrategia funciona. Si no, las consecuencias serán graves" afirmó el polaco Tusk, y señaló "el colapso de Schengen", (el espacio de libre circulación entre las fronteras que rige entre los estados miembro) como uno de los riesgos implicados en un eventual fracaso.
"Si no podemos vigilar las fronteras adecuadamente fracasaremos como comunidad política", subrayó Tusk en el pleno del Parlamento Europeo (PE), en un debate sobre las conclusiones de la última cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, celebrada en diciembre.
Mientras, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, apeló a la solidaridad de los Estados y a la unidad para lograr una gestión eficaz de los flujos migratorios, que, en fechas navideñas ascendieron a más de 2.000 entradas diarias, según datos de la Agencia Europea de Fronteras Exteriores (Frontex).
En Alemania, en tanto, el ministro de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, lamentó los pocos avances que se lograron en vías a una solución europea a la crisis de los refugiados y aseguró que no hay que hacerse ilusiones acerca de que la crisis pueda resolverse a corto plazo o que haya unas pocas medidas que puedan cambiar la situación de la noche a la mañana.
"La experiencia muestra que la gente huye de la guerra y la violencia y mientras haya guerra y violencia en Medio Oriente, la gente seguirá huyendo y buscando el camino hacia Europa", dijo el ministro durante un encuentro con la Asociación de la Prensa Extranjera (VAP).

EN CIFRAS

Durante la jornada, la OIM alertó que desde que comenzó 2016 hasta la fecha, 31.200 refugiados e inmigrantes alcanzaron las costas griegas, una cifra 21 veces mayor que los 1.472 registrados en todo el mes de enero de 2015.
En un comunicado, el organismo intergubernamental advirtió, además, que si esta tendencia continúa, este año se superará significativamente el récord de 853.650 personas que alcanzaron las costas de Grecia en 2015, y agregó que casi la mitad de los llegados provienen de Siria (48%), seguidos por Afganistán (29%) e Irak (12%).
Mientras, la organización MSF denunció el "fracaso catastrófico" de la UE a la hora de ayudar a los cientos de miles de refugiados llegados al continente el año pasado y dijo que los intentos de varios países del bloque de cerrarles las puertas agravó dramáticamente su situación.
El informe de la organización médica y humanitaria internacional se suma a una larga lista de críticas a la forma en que la UE y sus 28 estados miembro respondieron a la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.
El documento detalló "los obstáculos que la UE y los Estados miembros pusieron en el camino de más de un millón de personas", la mayoría de las cuales huían de la guerra, al no dar alternativas a una travesía mortal por mar, construir vallas y cambiar continuamente los procedimientos administrativos de registro, según consignó la agencia de noticias EFE.
MSF agregó que estos escollos al avance de los migrantes, en su mayoría refugiados de las guerras en Siria e Irak, fomentó la actividad de traficantes de personas y "empujó a muchas personas a tomar rutas cada vez más peligrosas".
Más de 3.700 migrantes murieron ahogados o desaparecieron en el mar Mediterráneo el año pasado mientras intentaban llegar a las costas europeas en embarcaciones precarias que se fueron a pique.
"No sólo la Unión Europea y los gobiernos europeos fallaron al abordar la crisis, sino que su enfoque en las políticas de disuasión junto a su respuesta caótica a las necesidades humanitarias de los refugiados empeoraron activamente las condiciones de miles de hombres vulnerables, mujeres y niños", afirmó Brice de le Vingne, director de operaciones de MSF.
De le Vingne opinó que en 2016 los Estados miembros "deben hacer un balance del coste humano de sus decisiones, asumir sus responsabilidades y aprender de sus errores".
Mientras que Unicef advirtió ayer sobre el riesgo de muerte por congelamiento y el delicado estado de salud de los niños refugiados que cruzan Europa de Este a Oeste, puesto que están "agotados físicamente, asustados, angustiados y en muchos casos necesitan asistencia sanitaria".
La falta de vestimenta adecuada para las gélidas temperaturas del este de Europa, y la escasez de alimentos apropiados para los niños, junto con la falta de calefacción en algunos refugios y transportes de la ruta, agravan la situación, según alertó en un comunicado la coordinadora especial para los refugiados de Unicef, Marie-Pierre Poirier.
Actualmente, según datos de Unicef, más de uno de cada tres refugiados es menor de edad.
En medio de la llegada masiva de refugiados, el organismo climático de la ONU pronosticó temperaturas por debajo de los valores habituales y fuerte caída de nieve en las próximas dos semanas en el este de la península balcánica, Turquía, Siria, Líbano, Jordania e Israel.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico