Un almacenero usó un caño para defenderse de dos ladrones

Dos delincuentes ingresaron armados a un almacén del barrio Abel Amaya pero el propietario del local se defendió con un caño. Ambos hombres lograron escapar pero se olvidaron un arma, una mochila y una gorra. Por estas horas, la Brigada de Investigaciones intenta identificarlos.

Todo ocurrió cerca de las 22:15 en el Almacén LyM, ubicado en calle Código 479 del barrio Abel Amaya, cuando el propietario y su mujer se encontraban en el interior del local, mientras su hijo descargaba algunos elementos afuera.

En un momento, ingresaron dos hombres con el rostro descubierto y con un arma en la mano con intenciones de robo. La sorpresa fue grande para ellos, cuando el dueño del local sacó un caño para defenderse. El hombre logró golpear a uno de ellos, sin embargo, el otro aprovechó para salir corriendo, según preciso el comisario de la seccional Quinta, Dario González a El Patagónico.

El ladrón que logró escapar, se encontró afuera con el hijo del propietario y se trenzaron a golpes, pero logró huir. No obstante, al darse cuenta que su cómplice no salía del local - ya que había sido reducido por el dueño- volvió a buscarlo y ahí forcejearon con los propietarios, pero ambos se fueron corriendo.

Los delincuentes dejaron en el lugar una mochila, una gorra y el arma calibre 38. Ahora la Brigada de Investigaciones junto a personal policial trabajan en recaudar datos para lograr identificarlos.

UNAS HORAS ANTES

Cerca de las 19:45 en un almacén ubicado sobre Avenida Congreso al 1.075, dos delincuentes ingresaron cuando estaba atendiendo una mujer y con un arma en la mano le exigieron dinero. Pese a que el local se encontraba enrejado en su interior, lograron alzarse con dos mil pesos.

Tras cometer su objetivo, huyeron del lugar e inmediatamente la mujer , que no sufrió ningún tipo de agresión, avisó al personal policial.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico