Un año para terminar la obra del aeropuerto

El martes se firmó el acta para la ampliación y refacción de la obra del aeropuerto General Mosconi y de esta forma continúan los trabajos de preparación y adecuación de la estación aérea para el próximo inicio de las obras de envergadura, a cargo de la empresa Constructora Sudamericana.

Como es de rigor con el nuevo Gobierno nacional, en el principio fue la red. Es que través de sus cuentas web el Ministerio de Transporte que conduce Gerardo Dietrich anunció una vez más el inicio de la tantas veces promocionada –y postergada- obra de ampliación y refacción del Aeropuerto General Mosconi. Desde Nación también se ocuparon de exhibir una maqueta de cómo quedaría la estación aérea tras la finalización de la obra que en algún momento debería empezar.
La noticia generó cautela en Comodoro Rivadavia, principalmente por la fecha de inicio de obra, ya que hay una larga historia de idas y vueltas en torno a los necesarios trabajos en la estación aérea más importante de la Patagonia Sur, la cual administra Aeropuertos Argentina 2000, de Eduardo Eurnekian. Es que el anterior gobierno la presupuestó y luego el gobierno neoliberal de Mauricio Macri decidió no realizarla. Sin embargo, tras los reclamos locales que en el verano incluyeron hasta la recolección de firmas, el gobernador Mario Das Neves decidió encabezar el pedido ante Nación y así fue como la obra volvió a figurar entre los planes de inversión y así lo hizo saber Dietrich el 28 de abril cuando pasó por Comodoro.
Poco después se abrirían las licitaciones y cuando todo indicaba que se la otorgarían a la empresa que cotizó más bajo –CPC-, hubo dilaciones de última hora y desde julio no se habló más del tema. Hasta este martes, cuando se la volvió a prometer una vez más.

UN AÑO
Fuentes extraoficiales consultadas por El Patagónico, que confinaron esta información, señalaron incluso que el martes Aeropuertos Argentina 2000 y la empresa Constructora Sudamericana firmaron el acta de iniciación de obra, lo cual permitirá que en los próximos meses se inicien las remodelaciones de mayor envergadura, que demandarían un año de trabajo, hasta octubre del año que viene.
Por su parte desde UOCRA, cuyos afiliados trabajarán en la obra, su secretario adjunto, Rubén Crespo, confirmó que en los próximos días pedirán formalmente el ingreso de obreros. “Primero van a ser cerca de 20, y luego en las distintas etapas de a 10 hasta llegar a 40”, explicó.
Mientras tanto en la estación aérea se realizarán tareas de adaptación, con modificaciones en el sistema de la cisterna de incendios, la preparación de suelo, la construcción de un nuevo camino para que circulen los camiones de la empresa proveedora del combustible de los aviones, y la ubicación de un obrador, con la instalación de dos contenedores administrativos en el interior de la estación aérea.
Lo cierto es que desde 1998 (Carlos Maestro gobernador y Marcelo Guinle intendente), al crearse el Bureau de Convenciones, se comenzó a solicitar la remodelación en la vieja estación aérea, teniendo en cuenta el tránsito de pasajeros que por ese entonces ya registraba la terminal, más allá de que la cotización del barril de petróleo estaba en baja.
Fue recién en 2002 cuando Aeropuertos Argentinas 2000 presentaría un máster plan para su ampliación, con un diagrama de trabajo que finalmente nunca se cumplió. Así, las gestiones continuaron y en 2015 la presidente Cristina Fernández de Kirchner y el gobernador Martín Buzzi anunciaron la realización de la obra.
Con el cambio de gobierno, el proyecto parecía quedar estancado una vez más. Sin embargo, luego de arduas gestiones, campañas de firmas y reuniones, el proyecto se reflotó.
Ahora se espera que dentro de un año Comodoro Rivadavia, ciudad que registra más de medio millón de pasajeros anuales, tenga un aeropuerto modelo con una superficie cubierta de 7000 m2 un diseño moderno, innovador y de calidad.
El mismo contará con un hall de arribos/partidas, hall de Check In, oficinas para líneas aéreas y organismos de control, áreas de control, salas de retiro de equipaje, locales comerciales y núcleos sanitarios en la planta baja. Mientras, en la planta alta incluirá sectores de control para las partidas, sectores operativos, sala de pre-embarque, sala VIP, confitería y sanitarios, además de dos puentes fijos con sus respectivas pasarelas telescópicas, lo que permitirá la operación de dos vuelos simultáneos en una estación que contará con un estacionamiento para 600 vehículos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico