Un artista de la repostería que comenzó de chico

Gastón Salas tiene 18 años y es un artista de la repostería elaborando tortas con formas de objetos; desde botellas hasta carteras o muñecas. El joven es el ejemplo de lo bueno que pueden resultar este tipo de experiencias cuando se empieza siendo niño.
Según contó, en su caso comenzó a estudiar cocina a los 5 años en el Instituto Gastronómico de las Américas (IGA). Ese curso, al cual pidió ir y de inmediato contó con el apoyo de sus padres, significó el inicio de un aprendizaje que continúa hasta hoy.
"Empecé a los 5 años. Primero comencé con la comida salada, pero después me fui a lo dulce. Si te digo ahora, no sabía lo que hacía, pero me cuentan que sacaba las ollas y con los repasadores hacía como que cubría las tortas; entonces es algo que venía desde muy chico", contó.
Gastón se encuentra en el último año de secundaria en el Instituto Martín Rivadavia, institución para la cual en su 50 aniversario realizó la torta para los festejos. Su idea es abrir una escuela de pastelería para continuar con los cursos que dicta para niños y adultos, y luego abrir su local al que denominará "Flor de torta", dándole continuidad al emprendimiento que comenzó cuando tenía solo 13 años, vendiéndoles sus cocciones a familiares y amigos.
"El sueño está ahí. Yo creo que uno nace para diferentes cosas; algunos para cantar y otros para hacer tortas. Pero el apoyo de la familia es fundamental porque es el que te lleva. Quizás si no hubiese tenido el apoyo de chico, hubiese sido cantante. Entonces si un chico quiere cantar, bailar o cocinar, hay que apoyarlo, acompañarlo, porque si se puede se quiere y hay muchos chicos a los que les encanta la cocina", destacó.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico