Un aterrizaje con ráfagas de 110 km/h

A las 11:20 de hoy, tocó tierra un vuelo de Aerolíneas Argentinas, donde el copiloto fue el protagonista, ya que tuvo que sortear vientos de más de 100 km/h, relataron pasajeros a El Patagónico.

El vuelo 1830 de Aerolíneas Argentinas partió a las 09:05 de Buenos Aires con rumbo a Comodoro Rivadavia, pero al llegar a la zona se encontró con fuertes ráfagas que hacían dificultoso el aterrizaje. Debido a los vientos de más de 100 km/h los pilotos decidieron dar vueltas en el mar hasta encontrar el momento para poder dirigirse a la pista de aterrizaje.

Según relataron pasajeros del avión a El Patagónico, muchas personas se encontraban nerviosas, ya que la aeronave "se metía como en pozos de aire constantemente". Tras unas minutos "que parecieron horas" el avión tocó tierra y desde los parlantes se escuchó "un aplauso para el piloto, perdón para el copiloto" y todos realizaron un gran aplauso.

Pero todo no terminó ahí, ya que debido a los fuertes vientos no se pudo desplegar la manga "tuvimos que bajar como pudimos, había señoras que se agarraban de lo que podían, fue toda una hazaña, al llegar al interior del edificio parecía que habíamos pasado por una prueba de fuego, ahora estamos sanos y salvos".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico