Un bebé murió en un parto en su casa y la justicia imputó a los padres

Los padres llegaron al hospital de Neuquén con el recién nacido en brazos y sin vida. Aseguraron que había nacido en el auto camino al centro médico, pero los profesionales no les creyeron.

Una pareja fue imputada en Neuquén por homicidio culposo, luego de que su bebé muriera por asfixia durante un parto natural en su casa en el que no hubo asistencia médica.

Los padres, de 32 y 26 años, llegaron al hospital Bouquet Roldán con el bebé muerto en brazos y argumentaron que la mujer había parido en el auto, camino al centro médico, pero los profesionales se dieron cuenta de que el menor estaba limpio y los denunciaron.

El fiscal del caso, Maximiliano Breide Obeid, consideró que hubo "imprudencia" y que el bebé murió por falta de asistencia profesional durante el parto natural y domiciliario. La autopsia determinó que el bebé se asfixió mientras intentaba nacer de nalgas, lo que complicó la situación. Al conocerse los resultados, la jueza Penal del Niño y el Adolescente de Neuquén Carolina García avaló el pedido del fiscal quien no pretende una condena efectiva sino "ejemplificadora".

El hecho sucedió el 11 de mayo y, según los médicos del hospital, los padres llegaron "traumatizados" con el bebé sin vida e higienizado en brazos. Los profesionales descreyeron la versión dada por los imputados e hicieron la denuncia que terminó con un allanamiento en la vivienda.

Allí se constató que el parto había tenido lugar en el domicilio, por lo que para el fiscal fueron conscientes de los riesgos.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico