Un cocinero fue condenado por transportar 13 kilos de marihuana

Un cocinero que viajaba desde Misiones a Santa Cruz con 12,74 kilos de marihuana fue condenado durante el juicio que se llevó a cabo en el Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia. El caso ocurrió en mayo de 2012 durante un operativo que realizó Gendarmería en el puesto interprovincial Arroyo Verde. La pena que se le impuso fue de 5 años de prisión por transporte de estupefacientes y deberá pagar una multa de 5.000 pesos.

El juicio oral y público contra Mario Méndez (37) se llevó a cabo el 5 de noviembre último en el Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia, el cual estuvo presidido por el juez Enrique Jorge Guanziroli y constituido por los vocales Pedro José de Diego y Nora Cabrera de Monella, bajo la Secretaría del Raúl Tótaro. La Fiscalía fue representada por el fiscal general Teodoro Nürnberg y el imputado fue asistido por la defensora oficial, María Fernández Van Raap.
En la audiencia de debate, a la cual fueron convocados dos testigos, se conoció que la causa se inició el 10 de mayo de 2012 cuando personal de Gendarmería Nacional, con el Escuadrón de Seguridad Vial del Chubut, realizaban un operativo de rutina en el paraje "Arroyo Verde" -en el límite de Chubut y Río Negro- a un colectivo de la empresa "Andesmar" procedente de Retiro-Buenos Aires. El mismo tenía como destino final la ciudad capital de Santa Cruz.

UN PERRO LO DETECTO
Al respecto, se supo que durante el control que se realizó en las bodegas junto al perro detector de narcóticos, el animal marcó una valija negra que correspondía a la lista de pasajeros con destino a Río Gallegos, lugar al que se dirigían solo dos pasajeros: los de las butacas 4 y 57. Al primero lo descararon porque no puso reparos en mostrar su ticket de equipaje, mientras que al ser consultado el de la butaca 57 se puso nervioso.
A todo esto, el gendarme le pidió que le exhibiera el documento y cuando lo sacó de su riñonera salió un fuerte olor a marihuana. En la riñonera también tenía el boleto con el que había partido desde Posadas a Buenos Aires y el de Capital Federal a Río Gallegos, además de un recipiente cilíndrico y un paquete verde.
Se le consultó si llevaba equipaje y refirió que sólo llevaba una mochila porque todas sus pertenencias habían sido enviadas por encomienda. A todo esto, en su campera, que también fue marcada por el perro, tenía dos paquetes con marihuana. En uno llevaba 207 gramos y en el otro, 291 gramos.
A través de las pericias que se realizaron más adelante se estableció que esa droga tenía idénticas características a las que fueron encontradas en la valija, donde se detectaron cuatro paquetes que contenían 12,24 kilos de marihuana.
En su descargo, el procesado se responsabilizó por los 498 gramos que llevaba en su campera y dijo que eran para consumirlos durante los dos meses que estaría en la zona de montañas trabajando como cocinero y negó que el resto de la droga le perteneciera.
No obstante, el fiscal lo acusó por transporte de estupefacientes y por ese delito lo condenó el tribunal colegiado, imponiéndole una pena de cinco años de prisión y una multa de 5.000 pesos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico