Un comerciante enfrentó a dos asaltantes con un extensible

Facundo fue integrante del Ejército Argentino e hizo trabajos de seguridad en boliches. Ahora devenido en comerciante en el barrio Divina Providencia, el jueves a las 23 les hizo frente con un extensible de acero a dos delincuentes armados. Los asaltantes escaparon y en la huida efectuaron dos disparos.

Facundo integró el Ejército Argentino y es conocedor de artes marciales. En Salta, los conocimientos de defensa personal le permitieron en varias ocasiones defenderse de la delincuencia. El jueves a la noche, pero en Comodoro Rivadavia, otra vez pasó por un episodio similar. Dos asaltantes lo apuntaron con un arma, pero él no dudó en defender lo suyo. Sacó de abajo del mostrador un extensible de acero y los enfrentó. Los delincuentes salieron corriendo y en la huida le dispararon dos veces. Por fortuna, ninguno de los disparos lo alcanzó.
El intento de robo ocurrió en Antonio Carrizo al 900 en el multirrubro y heladería "Me gusta". Eran las 23, y a Facundo lo ayudaba a acomodar las cosas su esposa. Una pareja ingresó, compró y se retiró.
Luego su esposa salió al exterior del local a buscar algunas cosas, y en ese momento ingresaron los dos delincuentes.
Uno le pidió carga virtual y el otro caminó hasta el fondo del comercio, para comprobar si había alguien más. Se ubicó al lado de la caja y le dijo que se quedara tranquilo y quieto, que se llevaban la plata. A uno se lo veía tranquilo, al otro medio sobresaltado, relató la víctima.
El delincuente armado le apuntaba desde el frente del mostrador. El otro cerró la notebook de Facundo y comenzó a tironear los cables para desconectarla y llevársela. En ese momento el comerciante sacó el extensible y lo golpeó contra las carameleras.
El ruido del hierro quizás asustó a los delincuentes que pensaron en que Facundo tenía un arma. Lo cierto es que corrieron y uno de ellos le dijo al otro: "tirale, tirale". Los disparos, que fueron dos, por fortuna no dieron en la humanidad de Facundo.
El joven comerciante cuenta que tiempo atrás trabajó en boliches de Salta haciendo seguridad. Incluso en la vía pública también fue víctima de un robo de delincuentes. A punta de pistola le sacaron una bicicleta de Free Style, pero él los enfrentó y les quitó el arma y recuperó su bicicleta, aseguró.
El jueves, el delincuente que lo apuntó no lo amedrentó a la hora de defender lo suyo, un negocio que hace cinco meses emprendió y que día a día lucha para sostenerlo.
"La inseguridad está en todos lados, me parece una vergüenza que nosotros estemos tras las rejas y los delincuentes afuera como si nada", reclamó ante El Patagónico.
"No me parece justo que uno la esté peleando para salir de las cuentas y que me vengan a robar. Esto todo me costó y me está costando", afirmó.
Los delincuentes escaparon rumbo a la caballeriza de Kilómetro 3 y no pudieron ser detenidos por personal de la Comisaría Mosconi. Facundo pide que la policía patrulle más asiduamente la zona y el barrio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico