Un cuento chino para la UOCRA

En San Martín al 900 empresarios chinos construyen un supermercado, donde el último viernes el gremio de la UOCRA detectó a seis obreros extranjeros trabajando en forma irregular. "Nos sorprendió porque llegó la policía rápido, pero la arquitecta solo nos decía 'Ojeda, Ojeda, Ojeda' y nos empezó a cerrar todo", denunció Rubén Crespo, secretario adjunto del gremio.

En mayo, cuatro ciudadanos chinos fueron sorprendidos por personal de Gendarmería Nacional cuando circulaban por la ciudad de Viedma con $2 millones en efectivo. Esta situación sorprendió a los uniformados de la fuerza nacional y mucho más aún cuando los empresarios asiáticos explicaron que el dinero formaba parte de una inversión para la instalación de un supermercado en Comodoro Rivadavia.
Los meses pasaron y lo que expresaron entonces quienes circulaban en un vehículo de alta gama se confirmó, ya que en San Martín al 900 -lugar que en ese momento habían indicado como sitio para realizar la inversión- hoy se construye un edificio que sería destinado a ese fin.
Así se confirmó ayer, luego de que desde el gremio de la UOCRA denunciaran que en dicha obra detectaron a seis obreros extranjeros trabajando en forma irregular y sin ningún tipo de documentación, lo que conlleva no recibir aportes, ni contar con los derechos mínimos para un trabajador.
Según explicó Rubén Crespo, secretario adjunto del gremio, el viernes se llevó a cabo la inspección junto a personal de la Secretaría de Trabajo. Sin embargo, llamativamente el martes la obra estaba nuevamente habilitada, lo que llamó la atención de la dirigencia gremial. “Es imposible que tengas la gente trabajando tan rápido porque estaba todo en negro”, acotó.
"¿Qué es lo que pasa? Que cuando el viernes llegamos ahí, viene un patrullero, una arquitecta de Comodoro y un chino insultando. '¿Por qué se meten acá? Acá no se pueden meter’... y resulta que cuando entramos eran todos colombianos y dominicanos.
"Nadie quería presentar documentación; no tenían recibo de sueldo, aportes, nada. Nos sorprendió porque llegó la policía rápido, pero la arquitecta solo nos decía 'Ojeda, Ojeda, Ojeda' y nos empezó a cerrar todo”, cuestionó.
El dirigente sostuvo que no quieren ser utilizados "como soldaditos" ni "conejillos de Indias", ya que consideran que desde el SOUCCh (Sindicato de Obreros Unidos de la Construcción de Chubut, cuyo rostro visible es Daniel Ojeda) "fogonean a estos empresarios 'truchos' y luego somos nosotros quienes nos estamos peleando".
Por esta razón, ayer solicitaron una reunión con autoridades de la Secretaría de Trabajo, ya que tampoco entienden cómo se pudo habilitar la obra tan rápido, más aún luego de que se detectara que el trabajo no era realizado como corresponde, según consideran.
Por lo pronto, habrá que esperar y ver el avance de la obra de lo que sería el primer supermercado chino en Comodoro Rivadavia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico