Un delincuente murió baleado al intentar asaltar a Carlos Ruckauf

El dirigente justicialista regresaba con su esposa de efectuar un trámite bancario. El ladrón le pegó un culatazo en el rostro. Su custodio se percató de la situación y al darle la voz de alto se produjo un intercambio de disparos.

Un delincuente murió ayer baleado por un custodio del ex vicepresidente de la Nación, Carlos Ruckauf, a quien golpearon en la cabeza con la culata de un arma durante un asalto frente al edificio donde vive, en el barrio porteño de Palermo, informaron fuentes policiales.
El incidente se registró alrededor de las 13:30, en el cruce de Juncal y Salguero, a pocos metros de donde, en 2002, fue asesinado en un robo el principal de la Policía Federal Adrián Luis Falduto (34), también custodio del ex gobernador de Buenos Aires.
Fuentes policiales informaron a Télam que todo comenzó cuando Ruckauf y su esposa se dirigieron a la sucursal del Citi Bank ubicada en avenida Las Heras 3581.
Allí, la pareja realizó un trámite bancario y retornó a su casa en una camioneta Honda CRV, conducida por un policía federal retirado que trabaja como su custodio desde hace varios años.
Según las fuentes, el ex vicepresidente de Carlos Menem en el período 1995 - 1999 bajó con su esposa en la puerta del edificio de Juncal 3280.
En ese momento, desde un auto que estacionó a unos 40 metros adelante descendió por la puerta del acompañante un hombre y otra persona quedó esperando a bordo de una moto cerca del vehículo de Ruckauf, dijeron los voceros.
"Nosotros estábamos entrando al edificio cuando una persona joven desde atrás me dice 'dame la plata' y cuando me doy vuelta sonriendo, porque pensé que era una broma de un amigo de mi hijo, me pegó un culatazo en la cara", relató el dirigente justicialista.
De acuerdo al testimonio de Ruckauf, a raíz del golpe le "empezó a salir sangre" y se cayó al piso dentro del edificio, por lo que el delincuente le apuntó a la esposa y le dijo "que le de la cartera, sino la mata".
En ese momento, el custodio dio la voz de "alto Policía" y el ladrón le apuntó con un revólver calibre .357 magnum.
Ante esa situación, el ex policía efectuó algunos disparos con su pistola Glock calibre 9 milímetros, de los cuales dos balazos impactaron en el pecho del delincuente, quien murió casi en el acto.
Los voceros agregaron que tanto el cómplice que estaba en la moto como el o los ocupantes del otro vehículo escaparon a toda velocidad.
Efectivos de la comisaría 53ª llegaron al lugar y constataron que el fallecido, de unos 30 años, tenía una camisa blanca y celeste, con el pelo corto y prolijo, contaron las fuentes.
Además, personal del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) atendió al ex gobernador bonaerense y a su esposa, quien tuvo una crisis de nervios.
"Habíamos ido al Citi a cubrir una tarjeta, no a sacar plata. No es que tenían un dato del banco porque la gente del banco no tiene nada que ver con esto, es una cosa de las que le puede pasar a cualquier ciudadano de la Argentina", afirmó Ruckauf.
Para el ex vicepresidente, el asalto "fue al voleo", no cree que el asaltante lo haya reconocido y pensó que era un amigo de su hijo que le quiso hacer "una broma porque era un muchacho joven".
"Gracias a Dios y a la Virgen no me mató porque si en lugar de pegarme un culatazo me pega un tiro me están velando y si mi mujer no le da la cartera la estoy velando a ella", expresó.
El ex funcionario bromeó al decir que "andaba con la caja con los ravioles y lo que (el joven muerto) manoteó es la caja con los ravioles, que por suerte se salvaron".
Ruckauf, no se mostró sorprendido de que el hecho ocurriera en la misma esquina donde hace 13 años otro de sus custodios fue asesinado durante un robo.
"No es increíble que acá mismo hayan matado a Adrián Falduto, esto es lo que pasa en la Argentina todos los días, a cualquier hora, a cualquier hombre o mujer", señaló.
El crimen de Falduto fue cometido el 5 de abril de 2002, cuando dos delincuentes asaltaron la confitería que en ese entonces se llamaba "La Villete", situada en la esquina de Juncal y Salguero.
El oficial principal se encontraba allí por sus tareas de custodia de Ruckauf, entonces ministro de Relaciones Exteriores, e intervino para evitar el robo.
El policía derribó de un golpe al primero de los ladrones que irrumpió en la confitería, pero el otro que había ingresado por la puerta de la calle Salguero lo sorprendió, le colocó la boca del cañón del arma a la altura de la mandíbula y le disparó.
A pesar de la herida sufrida, Falduto alcanzó a extraer su arma, disparó y mató a uno de los ladrones, mientras que el cómplice, en ese momento de 17 años, ascendió a un auto Peugeot 405 que conducía su padre, y escaparon, aunque a las pocas horas fueron detenidos.
El 18 de marzo de 2005, el Tribunal Oral de Menores 1 de Capital Federal condenó por el crimen a Matías Ezequiel Millorini (30) a prisión perpetua como coautor de "robo agravado por el uso de armas en grado de tentativa, tenencia ilegal de arma de guerra y homicidio criminis causa".
Por el mismo hecho, su padre, César Millorini, fue condenado como "partícipe necesario" del intento de robo, a la pena de siete años de prisión.
Sin embargo, el joven fue beneficiado por un incidente de reducción de condena en el que, por el "Caso Falduto", la Cámara de Casación Penal le bajó la condena de perpetua a 15 años de prisión, por lo que salió de la cárcel pero en mayo de 2010 fue detenido nuevamente tras asaltar otro restaurante.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico