Un desalojo de Gendarmería dejó heridos y detenidos en la Ruta 3 cerca de Río Gallegos

Gendarmería Nacional desalojó ayer a manifestantes de la Asociación de Trabajadores del Estado que mantenían un corte desde hace doce días en la ruta Nacional 3, a diez kilómetros al norte de Río Gallegos. Hubo diez heridos que tuvieron que ser trasladados al Hospital Regional de la capital santacruceña. Hay dos demorados y orden de detención para el secretario general de ATE, Alejandro Garzón.

Los manifestantes nucleados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) fueron desalojados ayer de la ruta Nacional 3, a unos 10 kilómetros de Río Gallegos, por Gendarmería Nacional.
Según los manifestantes, los gendarmes arremetieron con gas pimienta y los golpearon mientras que un camión hidrante apagó las cubiertas que quemaban sobre la ruta en reclamo de soluciones a la crisis que atraviesa la provincia de Santa Cruz.
Por la represión, diez personas tuvieron que ser trasladas al Hospital Regional de Río Gallegos y Andrea Mayorga, secretaria general de ATE El Calafate, como también Pablo Fariña, director de relaciones Institucionales de ATE provincial resultaron detenidos.
Mientras, Alejandro Garzón, secretario general de ATE Santa Cruz, tiene una orden de detención.
El sindicalista, en diálogo con periodistas de Santa Cruz, explicó que diez personas fueron atendidas en el Hospital Regional de Río Gallegos debido a lesiones de diversa consideración y particularmente por efecto del gas pimienta que, de acuerdo a la versión de Garzón era disparado por los gendarmes y también por una tanqueta hidrante que tiraba agua sobre los manifestantes con sustancias irritantes.
“Estamos aquí con una docena de compañeros porque nos vimos seriamente afectados por el gas pimienta y los golpes de los garrotes de los gendarmes”, manifestó el secretario general de ATE.
"Hay compañeros que están golpeados, uno de ellos con la clavícula quebrada, algunos tienen parte de la cara quemada por el gas pimienta y otro, como yo, seriamente afectados los ojos, al punto que hace más de una hora y media que sucedió y recién ahora puedo abrir los ojos”, detalló el dirigente gremial.
Asimismo, Garzón reconoció que previamente fueron notificados de la orden para despejar la ruta y cuando enfrentaron la situación, eran conscientes del peligro al que se exponían.
Sin embargo, permanecieron allí y aseguró que están “reagrupándose” para seguir con las medidas de protesta.
Consultado sobre cómo seguirá ahora el reclamo de ATE, Garzón señaló que aún se encuentran bajo el shock que produjo la represión en la ruta y antes de ingresar al consultorio para ser atendido, indicó que pedirán la intervención de ATE nacional para organizar un paro nacional.
Por otro lado, un periodista que se encontraba trabajando en el sector también fue golpeado y esposado por los gendarmes.
Hay que recordar que la ruta Nacional 3 estuvo cortada por los manifestantes de ATE desde hace doce días, para exigir "soluciones a los conflictos" que atraviesa la provincia a raíz de los retrasos en el pago de salarios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico