Un desconocido golpeó en la calle al gremialista docente Osvaldo Mazo

El secretario general de la filial local de ADOSAC, Osvaldo Mazo, recibió golpes de puño, maderazos y un puntapié en la espalda por parte de un individuo que hasta ayer no había sido identificado. La agresión se produjo poco antes de las 18 del lunes cuando el dirigente gremial caminaba solo por una avenida céntrica en dirección a la plazoleta del Gorosito y el desconocido le atribuyó culpas por la extensa huelga docente que impide el inicio del ciclo lectivo.

Caleta Olivia (agencia)
Osvaldo Mazo provenía de la sede gremial llevando pancartas que se iban a exhibir en el acto anunciado para las 19 en conmemoración del Día Internacional del Trabajo y que en este caso tendría continuidad con una marcha de protesta contra el gobierno provincial por los demorados y fraccionados pagos de sueldos a trabajadores estatales.
Caminaba por la avenida Eva Perón y al llegar a la esquina con calle Hipólito Yrigoyen, a unos 100 metros de la plazoleta del Gorosito, Mazo fue sorprendido por un fornido sujeto de elevada estatura, quien además estaba acompañado por un chico de aproximadamente 10 años.
De acuerdo al relato que hizo el gremialista a El Patagónico, sin mediar palabras el desconocido le asestó un golpe de puño en el rostro motivando que cayera al suelo. Recién entonces el agresor le gritó algo así como que "esto es por la educación que le dan a nuestros hijos".
No conforme con ello, se apoderó de una pancarta y utilizó el listón de madera para proferirle algunos cortes leves, uno de ellos en el antebrazo, pero además le dio un puntapié en la espalada, a la altura de los riñones.
Mazo ni siquiera pudo defenderse y antes de retirarse, el individuo que vestía jean una chomba, le profirió otras amenazas más temerarias cuando le dijo que "la próxima vez te voy a encontrar con un revólver y te mato".
Algunos automovilistas se detuvieron, pero no se animaron a descender e incluso un conductor le dijo más tarde que su mujer -que iba como acompañante- le pidió que no lo hiciera, pero de todos modos estuvo dispuesto a oficiar de testigo en la denuncia que el dirigente sindical radicó posteriormente en la Seccional Primera de Policía
El sindicalista no pudo concurrir a la marcha programada ya que estuvo esperando más de dos horas que lo atendieran en la guardia del Hospital Zonal para realizarse un chequeo preventivo.

REPUDIOS
Esta agresión motivó que el inicio de la programada marcha de protesta se demorara casi una hora y tuviera una mayor adhesión a lo previsto ya que concurrieron casi 1.000 personas.
Al finalizar, en la misma plazoleta hicieron uso de la palabra varios oradores que además de referirse a la fecha evocativa, repudiaron enérgicamente la cobarde agresión al dirigente del gremio docente.
Algunos señalaron que lo sucedido es por culpa del gobierno provincial que paga sueldos con demoras, no reconoce aumentos acordados y provoca un caos laboral que repercute en servicios esenciales como la salud, la educación y la justicia.
También se dijo que golpear a un maestro es golpear a todos los trabajadores, a los libros y a la educación misma, generando un clima de violencia que resulta difícil de controlar.
En la jornada de ayer se sucedieron numerosas expresiones de solidaridad para con secretario general de la filial local de ADOSAC, entre ellas la del titular de la Dirección Regional Educación Zona Norte, Alejandro Maidana.
"Creemos que esta agresión merece una profunda reflexión de la sociedad en conjunto y principalmente mentalizarnos en que la solución a todo conflicto llega de la mano del diálogo", expresó el funcionario.
El dirigente local del Partido Obrero, Omar Latini, exigió que el Ministerio de Gobierno ordene investigaciones para individualizar al atacante para ponerlo a disposición de la justicia y al mismo tiempo hizo responsable al gobierno provincial "de la seguridad de cada maestro".
También se expidió el gremio que nuclea a los profesionales de la salud (APROSA) manifestando que "este cobarde ataque contradice los principios democráticos e invade la intimidad de los derechos civiles de los ciudadanos, quienes tienen garantizada su libertad para expresar ideas y opiniones sin censura ni coacción".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico