Un destino termal para el invierno

Entre Ríos cuenta con 13 localidades dedicadas al turismo termal, y con un amplio abanico de opciones en lo referente a gastronomía, rélax y esparcimiento.

Es reconocida como la capital nacional del termalismo, y tiene una oferta muy amplia en destinos de bienestar, entre las que se encuentran en Basavilbaso, Chajarí, Colón, Concepción del Uruguay, Concordia, Federación, Gualeguaychú, La Paz, María Grande, San José, Victoria, Villa Elisa y Villaguay, ubicados tanto del lado del río Uruguay como del Paraná.
Es que Entre Ríos es pionera en lo referente a parques termales con actividades múltiples. En la actualidad, estos complejos termales de servicios múltiples se asemejan a pequeñas ciudades, donde el turista tiene todo al alcance de la mano.
Núcleos de piletas termales cubiertas y descubiertas, de aguas dulces y saladas, cascadas, hidrojets, parques acuáticos, restaurantes con cartas regionales, proveedurías, sectores de parrillas y juegos para niños, junto a un completo catálogo de opciones de hospedaje, conforman las instalaciones de estos centros termales.
Por ejemplo, las Termas de Basavilbaso son un lugar ideal para ir de vacaciones en familia, ya que dentro de sus 60 hectáreas es posible alojarse en más de 15 bungalows ubicados a pasos de las cuatro piletas de aguas salinas, alternando la estadía con completas sesiones de masajes, disfrutar de las especialidades de su restaurante o abastecerse en una completa proveeduría.
En tanto, las termas de Concepción de Uruguay hay cabañas para cuatro personas y bungalows de hasta seis plazas -totalmente equipados-, y sus piscinas poseen temperaturas entre 32 y 41 grados. La gastronomía está presente con un restaurante con capacidad para 200 cubiertos, a lo que se suma un centro de estética y masajes y la belleza natural de un lago artificial.
Al norte de la provincia, y próximo a la ruta nacional 14, se encuentra el Complejo Termal de Chajarí, de 42 hectáreas, que ofrece alojamiento en un apart hotel con 10 departamentos y en 60 cabañas y bungalows; un completo servicio de spa; un restaurante; y un patio cervecero que completan la propuesta de este centro termal de seis piscinas.
Gualeguaychú, la capital nacional del carnaval, es otro de los destinos termales que se complementan con los demás rubros, con 20 hectáreas donde se ofrecen alojamiento interno, tanto en un hotel como en bungalows, y hay un espacio para casas rodantes; todas opciones que incluyen en sus tarifas el ingreso a las aguas curativas. Las aguas termales de Gualeguaychú pueden ser disfrutadas en cuatro piletas cubiertas y dos descubiertas, contando el predio con parrillas, quinchos y un spa urbano, con todos los servicios.
Por su parte, el Complejo Termal Vertiente de la Concordia cuenta con nueve piletas y un lago termal, otorgando la posibilidad de alojarse en bungalows, cabañas y un hotel dentro del mismo predio; servicios gastronómicos, salas de masajes, sauna, un restaurante y juegos para chicos completan el abanico de servicios.
Ubicado sobre las barrancas del río Paraná, el Complejo Termal de La Paz contiene 11 piletas (una cubierta y otra semicubierta) con aguas de origen marino, con un alto grado de salinidad; un spa terapéutico con masajes y estética corporal, una confitería y alojamiento interno completan la oferta de este emprendimiento.
También sobre el corredor del Paraná, las Termas de María Grande poseen más de 40 cabañas internas, ubicadas cerca de sus 11 piscinas termales, de las cuales dos son cubiertas, complementadas con un restaurante y proveeduría, un local de productos regionales, un mini spa, un camping y un parque de recreación y juegos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico