Un encendido discurso inauguró el XXXI Encuentro Nacional de Mujeres

Se denunció las situaciones de violencia de género, de violencia institucional, de precarización laboral, de pobreza "que recae con mayor fuerza sobre los sectores populares y las mujeres", y responsabilizó a las políticas provinciales y nacionales.

Con un encendido discurso de las organizadoras contra la violencia y las injusticias sociales, y ante una multitud de delegaciones de todo el país se inauguró esta mañana el XXXI Encuentro Nacional de Mujeres en la ciudad de Rosario, colmando la explanada del Monumento a la Bandera y convirtiendo a este acto en un acontecimiento histórico.

Bajo el lema "El Encuentro Somos Todas", se resaltó el carácter horizontal, federal, pluralista, autoconvocado y autofinanciado de las jornadas, en un acto en el que las banderas revelaban los reclamos principales de las mujeres, sus organizaciones y sus localidades y provincias.

"Si tocan a una, nos movilizamos todas", "Libertad para Yamila", "Ni una menos" "Ley de Emergencia ya", "Basta de femicidios", "Basta de violencia contra las mujeres", "Por el aborto libre, seguro y gratuito", eran algunas de las leyendas que comenzaban a imprimirle, entre cantos y a pleno sol, un clima de entusiasmo, confluencia y dinamismo al encuentro.

"Todas somos necesarias para transformar nuestra realidad", fue una de las frases del documento que leyeron las organizadoras que sintetizaba la presencia de trabajadoras, desocupadas, sindicalistas, estudiantes, amas de casa, inmigrantes, campesinas, de los pueblos originarias, profesionales, docentes, familiares de víctimas de gatillo fácil, mujeres trans, mujeres en situación de encierro, integrantes de organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos, barriales, entre otras.

El discurso denunció las situaciones de violencia de género, de violencia institucional, de precarización laboral, de pobreza "que recae con mayor fuerza sobre los sectores populares y las mujeres", y responsabilizó a las políticas provinciales y nacionales, al tiempo que, al ser Rosario sede del encuentro, expresaron una fuerte preocupación sobre la situación local y provincial.

"La Argentina sangra por las barrancas del río Paraná, por estos puertos de Rosario, donde manos extranjeras se llevan el 75 por ciento de la producción nacional, por allí circula libremente el tráfico de armas y droga, y la trata de personas", fue una entre muchas denuncias que formularon, además de las vinculadas puntualmente a la violencia de género.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico