Un extraño insecto apareció en un una casa de Castelli

Una vecina se sorprendió en la noche de ayer cuando encontró en el patio de su casa un insecto de unos 5 centímetros, de características poco habituales en nuestra ciudad. ¿De qué insecto se trata?

Iara Silveira estaba en el patio de su casa ubicada en el barrio Castelli, cuando un "bicho raro" llamó su atención. Al acercarse, se dio cuenta que se trataba de un insecto poco común en la zona.

Ante el temor de que fuera venenoso o que pudiera picarla, decidió matarlo: "la mayoría dice que es una mantis religiosa pero no estoy segura", aseguró.

Ante la inquietud por saber de qué insecto se trataba, decidió enviar las fotos al WhatsApp de El Patagónico. En contacto con Leonardo Barattini, agente de Conservación de Rada Tilly confirmó que se trata de una "mantis religiosa".

"Estos insectos no son de aquí, aunque también puede llegar a ser un pariente de esa especie, en el norte del país hay muchas y se trata de una especia introducida", detalló y aclaró que podría haber llegado a la zona en alguna carga de camiones.

Asimismo, advirtió que es una especie inofensiva que puede asustar por su apariencia y poca costumbre de verlos, pero resaltó: "no es para asustarse ni para generar alarma".

insecto castelli.jpg
Enviado por Iara vía WhatsApp al 297-404-6449
Enviado por Iara vía WhatsApp al 297-404-6449

¿QUÉ ES LA MANTIS RELIGIOSA?

Esta especie es comúnmente llamada santateresa, es originaria de Europa y tiene numerosas subespecies; fue introducida en Norteamérica en 1899 en un barco con plantones. Muy común en general en Argentina y menos frecuente en Patagonia.

Mide de 4 a 6 cm, puede ser verde o pardo con distintos matices. Con tórax largo y antenas delgadas, la cabeza puede girar hasta 180 grados. Sus patas delanteras, que mantiene recogidas ante la cabeza y están provistas de espinas. Este insecto no es venenoso.

Utiliza sus fuertes patas delanteras para atrapar a sus presas y devorarlas vivas. Son animales solitarios excepto en la época de reproducción y en algunas ocasiones la hembra se come al macho.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico