Un herido en un enfrentamiento armado en el barrio Ceferino

La agresión armada involucró, según la policía, a las familias Cayupel y Guajardo, quienes mantienen diferencias y ayer en la tarde noche habrían sido protagonistas de un enfrentamiento a tiros.

La agresión armada involucró, según la policía, a las familias Cayupel y Guajardo, quienes mantienen diferencias y ayer en la tarde noche habrían sido protagonistas de un enfrentamiento a tiros. Un integrante de los Guajardo salió herido y tuvo que ser hospitalizado. La policía intervino y cercó el lugar para solicitar órdenes de allanamiento, debido a que individualizaron a personas con armas.
Un nuevo conflicto armado se desató ayer en la jurisdicción de la Seccional Cuarta, entre dos familias antagónicas. En plena tarde los habitantes de la calle Guaraníes al 900, casi Wilde, en el barrio Ceferino Namuncurá, fueron testigos de una pelea que incluyó armas.
Muchos fueron los llamados que alertaron al 101 de la policía sobre que se escuchaban disparos. Luego, los testigos aportaron que se trataba de un enfrentamiento entre integrantes de familias que fueron identificadas por fuentes policiales con los apellidos Cayupel y Guajardo.
De acuerdo a los datos recabados por El Patagónico, alrededor de las 19 Ezequiel Guajardo, de 30 años, recibió un disparo en un tobillo cuando caminaba por Guaraníes. Los atacantes se movilizarían a bordo de un vehículo de color negro. Sus propios familiares cargaron al herido en un auto y los trasladaron hasta la guardia del Hospital Regional.
Personal de la Seccional Cuarta con su jefe, comisario Fabián Millatruz a la cabeza, concurrió al lugar donde los ánimos estaban caldeados. Los Guajardo estaban enardecidos y desafiantes por lo sucedido. En eso los uniformados detectaron a personas armadas que ante la presencia de la autoridad se introdujeron a sus domicilios.
Allí, se dispuso un operativo en el cual se cercó la cuadra con el propósito de que nadie abandonara el lugar y así dar intervención a la justicia. De esa forma, los efectivos se apostaron en las inmediaciones con armas antitumulto y además recibieron el apoyo del personal de Operaciones.
El propósito de Millatruz era al cierre de esta edición allanar las viviendas involucradas en el conflicto para secuestrar las armas, aunque para ello quedó a la espera de las decisiones judiciales. Por otro lado, se informó que Ezequiel Guajardo estaba fuera de peligro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico