Un hombre devastado

El esposo de la víctima fue otro de los testigos que se presentó ayer ante el tribunal y su testimonio fue angustiante. El hombre está completamente devastado e inmerso en un estado depresivo que le produce una inmensa dificultad para expresarse.
En compañía de una profesional del Servicio de Asistencia a la Víctima de Delito (SAVD), contó que la noche del hecho estaba con su esposa en la casa jugando con los nenes.
El hombre recordó que le preguntó a su esposa qué quería comer y ella le respondió arroz con pollo, por lo que le preparó él la cena y después fueron a mirar una película al dormitorio. El tiró un colchón en el suelo y en un momento dado de la madrugada escuchó un quejido corto de su esposa y se levantó rápidamente a ver qué le ocurría. Miró a su bebé y estaba manchado con sangre; revisó a la mujer y no le encontraba nada, hasta que observó un pequeño orificio en uno de sus pechos.
Salió a la calle a la calle. La policía llegó rápidamente y él le pidió que lleven a su mujer al Hospital pero le hicieron saber que debía esperar la ambulancia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico