Un hombre golpeó a su pareja en la calle y arrojó la réplica de un arma al ver que llegaban policías

Un hombre de unos 30 años fue detenido ayer a la tarde por dos agentes policiales de la División Operaciones, quienes vieron cuando golpeaba a su pareja en una parada de colectivos. Antes de ser demorado, arrojó un arma debajo de una camioneta, pero se trataba de una réplica. La mujer no quiso realizar la denuncia y así el violento recuperó su libertad.

No le importó que estaba en la calle. Tampoco que sus dos hijos de corta edad acompañaran a su pareja. Ayer por la tarde, cerca de las 17, un hombre de unos 30 años -se resguarda el nombre para no identificar a la víctima- fue detenido en la avenida Tehuelches del barrio Mosconi tras golpear a su esposa, quien iba con sus dos hijos: una nena de unos 2 años y un bebé de tan solo meses.
El violento fue sorprendido infraganti por personal de la División Operaciones de la Unidad Regional de Policía que patrullaba la zona a pie. La cabo Erica Burgos y el agente Sebastián Espeche vieron justo el momento en que el hombre la maltrataba. Rápidamente intentaron intervenir, pero el individuo al advertir la presencia policial huyó del lugar.
Sin embargo, a menos de una cuadra de distancia fue detenido, frente a la sucursal de una heladería artesanal.
Según se confirmó, antes de ser demorado el violento tiró un arma debajo de una Toyota Hilux que estaba estacionada en el lugar, pero luego se determinó que se trataba de una réplica de una pistola.

miedo a denunciar
El hombre fue detenido por personal policial ante la mirada de testigos, muchos de ellos clientes de la heladería que disfrutaban de la tarde de domingo. Y luego fue traslado a la Seccional Mosconi, donde unas horas más tarde recuperó la libertad. Es que la mujer, tal como sucede en muchos casos de violencia de género, no quiso realizar la denuncia.
Hay que recordar que solo en lo que va del año se registraron más de 490 denuncias por violencia de género en las dos comisarías de la Mujer de esta ciudad, tanto por violencia psicológica, como física. Y ya hubo una muerte producto de la violencia contra la mujer.
Se trata del caso de Vanesa Farías (38) quien el 25 de marzo falleció producto de las heridas que le produjo su ex pareja y padre de sus hijos, Horacio Atay, quien la atacó en la calle Saavedra.
Farías sufrió varios cortes con un cúter a la altura del corazón, pulmones, brazos y rostro, que la dejaron grave y falleció tres días después. El agresor escapó apenas cometió el ataque y desde entonces continúa prófugo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico