Un hombre incumple a propósito la prohibición de acercamiento para ser detenido y tener donde dormir

Cristian García está separado hace más de un año y la justicia le dictó prohibición de acercamiento contra su ex pareja y la casa que compartía junto a sus hijos. La medida alcanza los 300 metros, donde también se encuentran los domicilios de sus hermanos en los cuales no puede pernoctar. Por esa razón, desobedece la medida judicial para ser detenido y poder dormir en un calabozo.

La peculiar actitud la lleva adelante Cristian García, de 41 años y chapista de profesión, quien ayer a la mañana fue detenido en el domicilio donde residen su ex esposa y sus hijos de 9, 12 y 16 años. Es en Marinero López al 2.700 del barrio Isidro Quiroga.
Ante El Patagónico, el hombre admitió que “yo violé la prohibición de acercamiento", pero dice que es porque tampoco puede concurrir a la casa de una hermana situada a 20 metros del domicilio en cuestión, ni a la de un hermano, ubicada a 80 metros.
Es que la justicia de Comodoro Rivadavia le inició una causa por violencia de género y le impuso una prohibición de acercamiento de 300 metros a la redonda a la vivienda familiar. Tampoco puede aproximarse a la víctima en el lugar en que estuviera.
Mientras ayer García cumplía prisión en una celda de la Seccional Quinta, mantuvo una entrevista con este medio para dar su versión de los hechos, según la cual se ve “obligado” a permanecer en la calle.
Aseguró que “hace dos días yo estuve durmiendo en mi casa con el consentimiento de ella (su ex esposa); he ido fácil diez veces a ver a mis hijos y agradezco que ella me deje estar, pero lo que hizo hoy (por ayer) ya no tiene nombre".
El detenido detalló que luego de concurrir al Hospital Regional para someterse a una serie de estudios médicos se dirigió al domicilio de Marinero López. “Fui, golpee, me abrieron la puerta y me permitió que me bañe. Después me puteó, amenazó instigándome ella para que yo le pegue y llamó a la policía”.
En esas circunstancias García fue conducido a la comisaría por violar la mencionada prohibición de acercamiento y hoy será sometido a la audiencia de control de detención en la Oficina Judicial.

PIDE REVER LA MEDIDA
García convivió 20 años con su ex pareja y ahora no tiene una vivienda donde pernoctar. Dice que por eso "cuando yo no tengo donde estar, duermo en la comisaría por una cuestión que no se puede estar en la calle; están muy fríos los días y sinceramente (su ex pareja) a mí me arruinó”.
En este contexto, el chapista considera injusto que "porque amenaces a una mujer verbalmente, te hagan una prohibición de acercamiento de 300 metros sabiendo que yo el único lugar que tengo para vivir es la casa de mi hermana a 20 metros y la casa de mi hermano a 80 metros; o sea no puedo ir a dormir a ningún lado. Yo tengo que dormir en la calle y por eso me vengo a la comisaría".
García dijo también que si durante la audiencia de hoy “la juez no me saca esa prohibición de acercamiento, automáticamente me voy a instalar afuera de mi casa y voy a violar de nuevo la medida”.
También pidió que ser atendido por la magistrada que entiende en la causa y que si es necesario sea analizado por psicólogos.
“Yo estoy dispuesto a que ellos me hagan un análisis toxicológico o psicológico para ver si estoy en condiciones de estar en mi casa, de subdividir mi casa, o de ver a mis hijos”, reclamó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico