Un hombre murió de un paro cardíaco al ver cómo delincuentes golpeaban a su mujer

Las fuentes señalaron que la principal hipótesis de los investigadores es que se trata de una banda de ladrones que ya perpetró otros hechos en la zona, que pudieron contar con el dato de que las víctimas vivían solas y que Regna tenía problemas de movilidad que le impedían resistirse.

Un hombre de 75 años murió ayer de un paro cardíaco al ver cómo tres delincuentes armados que los sorprendieron cuando dormían en su casa, en la localidad bonaerense de San Justo, maniataban y golpeaban a su mujer, informaron fuentes policiales.
La víctima, identificada como Fernando Regna, había sufrido recientemente un accidente cerebro vascular (ACV) que lo dejó hemipléjico y postrado, y no pudo hacer nada mientras los asaltantes atacaban a su esposa, llamada Luisa Zona (76).
El hecho ocurrió cuando la pareja, ambos de nacionalidad italiana, descansaba en su vivienda de la calle Thames esquina Balbastro, del barrio Villa Constructora de San Justo, en el partido de La Matanza, en la zona oeste del conurbano.
Según relataron los voceros consultados, un grupo de al menos tres ladrones saltó la medianera que conecta la parte trasera de la propiedad de la pareja con un terreno baldío, para luego trepar hasta la terraza.
Una vez allí, violentaron una claraboya y, sin llamar la atención, se descolgaron hacia el baño de la casa, desde donde comenzaron a recorrer los diversos ambientes.
"Entraron por los fondos, rompieron una claraboya, agarraron una manguera que estaba en el jardín, la ataron y se colgaron para abajo. Entró uno, el más delgado, ese le abrió la puerta a los otros dos", dijo al canal TN uno de decenas de vecinos que se manifestaban en la puerta de la casa de las víctimas en pedido de "justicia".
Al llegar a la habitación del matrimonio, los despertaron a punta de pistola y comenzaron a ordenarles a los gritos que les entregaran el dinero de sus jubilaciones y otros valores.
"¡Váyanse de acá! ¡Mi esposo está hemipléjico!", alcanzó a decirles pese al susto Zona, luego de lo cual uno de los ladrones le dio un puñetazo en un ojo, de acuerdo con el relato que más tarde la mujer hizo a la policía.
Si bien los ladrones notaron que la mujer no mentía y por eso no movieron a Regna de su cama, a Zona sí la maniataron con unas vendas a una silla y la amenazaron con lastimarlos si no les revelaba la ubicación de sus ahorros.
En esas circunstancias, Regna se puso muy nervioso, sufrió una descompensación y murió, agregaron los informantes.

"UNA BATIDA"
Finalmente, los asaltantes tomaron unos 10.000 pesos de un cajón, alhajas y otros elementos valiosos y escaparon del lugar.
Poco después, Zona logró liberarse de las ataduras y se comunicó con el servicio de alerta 911 para solicitar ayuda, por lo que luego arribaron al lugar efectivos de la comisaría 1ra. de La Matanza y médicos de emergencias, quienes constataron que el hombre ya había fallecido y era demasiado tarde para reanimarlo.
La mujer, por su parte, fue trasladada al hospital de San Justo, donde le revisaron el golpe sufrido en el ojo y luego regresó a su casa en compañía de un hijo con el que la policía ya se había comunicado para alertarlo de lo ocurrido.
En tanto, personal dependiente de la Coordinación Departamental La Matanza desplegó un operativo rastrillaje en los alrededores, hasta anoche sin resultados, y levantaron huellas y rastros dentro y fuera de la propiedad para intentar identificarlos.
Las fuentes señalaron que la principal hipótesis de los investigadores es que se trata de una banda de ladrones que ya perpetró otros hechos en la zona, que pudieron contar con el dato de que las víctimas vivían solas y que Regna tenía problemas de movilidad que le impedían resistirse.
La misma opinión sostenía uno de los vecinos de la cuadra, quien manifestó que creía que el robo había sido "una batida" porque los asaltantes "no robaron ni televisor ni nada, pedían 'plata, dólares, plata, dólares'".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico