Un hombre sufrió cortes en la cabeza al impactar una palma en la Estados Unidos

Ricardo Ramos conducía una Toyota Hilux y chocó ayer por la mañana con una Chevrolet Meriva. Fue en el cruce de la avenida Estados Unidos y la calle Sargento Ramírez. Producto de la inercia del impacto con la Chevrolet, la Toyota terminó contra una palma de alumbrado público, lo que evitó que ingresara al patio de una casa. A raíz del golpe, el conductor de la Hilux sufrió un corte en el cuero cabello y tuvo que ser trasladado al Hospital Regional.

Habían pasado unos minutos de las 9:30, cuando por causas que son investigadas por peritos policiales una Toyota Hilux -dominio ORX 208- chocó contra un Chevrolet Meriva en la esquina de Estados Unidos y Sargento Ramírez. A raíz de ese choque, la camioneta terminó impactando contra una palma de alumbrado público y su conductor sufrió lesiones.
La camioneta era conducida por Ricardo Ramos, de 58 años. Según confirmaron fuentes oficiales, producto del golpe el hombre sufrió cortes en la cabeza y tuvo que ser trasladado al Hospital Regional. Mientras, Angel Curin, quien conducía la Meriva -patente FTS 664-, sufrió golpes leves.
Por los daños que sufrió la palma, desde la Seccional Tercera solicitaron la intervención de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, ya que quedó a punto de caerse sobre el patio de una casa.

DESTRATO POLICIAL
Sin embargo, ese no fue el único episodio que se tuvo que lamentar en el escenario del accidente, ya que un equipo de El Patagónico sufrió el destrato de personal policial de la Seccional Tercera.
El fotógrafo Martín Pérez estaba tomando imágenes de la camioneta en su lado derecho, detrás de la cinta que colocó la policía para proteger la zona, cuando un agente policial lo increpó.
"Raja a la mierda de ahí", le gritó. El reportero le reprochó su actitud, ya que no estaba invadiendo la zona encintada. Le respondió que se dirigiera a él con el respeto que merece todo ciudadano, pero el uniformado insistió en su accionar.
Ante esta situación, Pérez le pidió que se identificara y le remarcó que estaba detrás del vallado que habían colocado y que él estaba cumpliendo con su tarea en un espacio público.
En ese momento el agente intentó tomarlo del antebrazo y el reportero se lo impidió, tras lo cual retrocedió unos pasos para tomarle una fotografía ante el avance de otros dos uniformados que tomaron partido por su compañero y agredieron verbalmente al reportero gráfico. Todo ante la presencia de testigos, que observaron esa lamentable situación.
No es la primera vez que un equipo de El Patagónico es increpado en el medio de su tarea periodística. Ya el 7 mayo un periodista fue amenazado por un policía que no se quiso identificar, en medio de un operativo que se realizó en la zona de Posta de Yatasto y Wilde.
En esa ocasión también se les reprochó a los agentes de la Seccional Séptima haberse manejado de mala manera y de forma prepotente luego de que gritaran a la distancia: "¿qué sacás fotos?", "Bajate del auto" y lo fueran a buscar hasta el vehículo casi como si fueran barrabravas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico