Un imputado por robo agravado obtiene nuevo beneficio y amplían investigación en su contra

A pedido de la Fiscalía se amplió en cuatro meses la investigación preparatoria contra Víctor Hugo Alcaina, quien está imputado por el robo agravado que sufrió una familia boliviana en el barrio Abel Amaya. En tanto, por requerimiento de la defensa quedó sin efecto la prohibición de salir de la ciudad, pero no podrá acercarse a las víctimas ni tener contactos con ellos.

La audiencia a la que fue sometido Víctor Hugo Alcaina se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y estuvo presidida por la juez penal Daniela Alejandra Arcuri, quien subrogó al juez natural, Miguel Angel Caviglia. En representación del Ministerio Público Fiscal actuó el fiscal general, Adrián Cabral, mientras que el imputado fue asistido por su abogado particular, Guillermo Iglesias.
El acto se realizó a requerimiento del titular de la acción pública, quien además solicitó una prórroga de la investigación preparatoria. Ello, en virtud de las medidas de prueba que restan producir para lo cual estimó suficiente con el plazo de cuatro meses, algo para lo cual contó con el consentimiento de la defensa, desde donde también se solicitó producción de prueba.
A todo esto, el defensor pidió que se modifiquen las medidas sustitutivas que viene cumpliendo su asistido y en ese contexto reclamó el levantamiento de la prohibición de salir de la ciudad sin autorización judicial, agregándole a las partes que estima como suficiente para cautelar el proceso que se mantenga la prohibición de acercamiento y contacto con las víctimas.

EL HECHO

Según viene sosteniendo la Fiscalía en su imputación, el hecho se produjo el 14 de mayo, aproximadamente a las 4:30, cuando el imputado junto a otro sujeto que aún no fue identificado, tras saltar el cerco, ingresaron a la vivienda particular de un comerciante extranjero, domiciliado en el barrio Abel Amaya. Los dos portaban armas de fuego y amenazaron a las víctimas para apoderarse de una importante suma de dinero y otros objetos de valor. Antes de darse a la fuga los encerraron en un baño.
La Fiscalía calificó el hecho como robo doblemente agravado por ser cometido con escalamiento y por el uso de arma de fuego, en calidad de coautor para Alcaina. A él se llegó luego de que se detectara su huella dactilar en el domicilio de la víctima.
No obstante, tras recuperar la libertad con medidas sustitutivas, el imputado ofreció una declaración para asegurarle al juez que no estuvo en el lugar del hecho y no entendía de qué manera pudo encontrarse su huella. Para ello hizo referencia horaria de todos los sitios donde estuvo la noche en la que se produjo el robo y aportó prueba fotográfica, solicitándose además la producción otras, como la apertura de cámaras de seguridad de distintos comercios de la zona céntrica.
Por lo pronto, la juez subrogante autorizó la prórroga de cuatro meses que pidió la Fiscalía y dejó sin efecto la prohibición de salir de la ciudad sin autorización judicial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico