Un incendio en el Abel Amaya arrasó con una casa y dos habitaciones lindantes

Una familia numerosa que reside sobre la calle Código 478 sufrió la pérdida total de la casa y otras dos piezas lindantes que estaban en el mismo inmueble tras desatarse un voraz incendio.

Una familia numerosa que reside sobre la calle Código 478 sufrió la pérdida total de su casa y otras dos piezas lindantes que estaban en el mismo inmueble tras desatarse un voraz incendio. Al parecer las prendas de vestir que se secaban cerca de la cocina habrían causado el siniestro.
Momentos de zozobra y tristeza se vivieron ayer en la casa de la familia Vera, quien ya había sufrido un incendio tiempo atrás.
Esta vez no se encontraba ninguno de los ocupantes al momento de originarse el fuego y las llamas consumieron en pocos minutos la vivienda situada sobre calle Código 478 casi Medrano, frente al jardín de infantes 421.
El propio comisario bombero, Jorge Soto, descubrió que cuando salían los móviles del Destacamento 1 de la avenida Kennedy y Rivadavia "se veían las llamas y detectamos que estaba declarado el incendio". Se trata de una vivienda con paredes de material y techo de machimbre y chapa.
Y detrás había construidas dos piezas de material de fácil combustión como son la chapa y madera que "hizo que el fuego arrasara con el total de la vivienda", analizó el experimentado bombero a El Patagónico.
Según explicó la dueña de casa a la policía de la Seccional Quinta que tomó intervención, había dejado secando ropa cerca de la cocina y se dirigió a visitar a una vecina. Ese percance habría desatado el siniestro que rápidamente alcanzó grandes llamas que hicieron derrumbar el techo.
Quince voluntarios con las dotaciones 33 y 37 se abocaron primero a enfriar las viviendas lindantes "dado que están pegadísimas y una que está en el fondo del patio que si bien se quemó no alcanzó a ingresar el fuego en su interior. Lo demás de la vivienda se quemó completo".
La propietaria al enterarse de semejante episodio y la pérdida de todas las pertenencias de su casa se descompensó. Los habitantes del lugar sacaron una silla a la calle y le ofrecieron agua hasta que recibió la asistencia médica.
Uno de los hijos de la mujer, Santiago, brindó su teléfono celular para que la comunidad pueda colaborar con cualquier tipo de elemento debido a que quedaron con lo puesto. Quienes puedan colaborar con la familia Vera pueden comunicarse al teléfono 154174471 o dirigirse al domicilio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico