Un investigador situó a Sergio Solís en la escena del crimen de Expósito

Durante la octava jornada de juicio por el homicidio de Domingo Expósito Moreno declaró el subcomisario Juan Carrasco, quien situó al imputado Sergio Solís en los alrededores del domicilio de la calle Santa Cruz, donde ultimaron a tiros al ciudadano español en la noche del 25 de junio de 2014. Aseguró que las antenas telefónicas se activaron en ese sector cada vez que Nadia Kesen, también imputada por el crimen, se comunicaba con su pareja.

El debate oral y púbico por el asesinato de Domingo Expósito Moreno (31) tuvo el viernes otra importante audiencia donde se destacó el testimonio de uno de los investigadores de la Brigada que estuvo al frente de la causa. El subcomisario Juan Carrasco atestiguó por más de dos horas con el apoyo de una presentación en Power Point a la que se opusieron los defensores.
El tribunal integrado por los jueces penales Mariano Nicosia, Daniela Arcuri y Jorge Odorisio tuvo que discutir la requisitoria y habilitó en forma parcial la exposición del jefe policial.
Hay que recordar que la causa tiene dos procesados que llegaron a juicio. Nadia Kesen está imputada como instigadora del homicidio de Expósito Moreno y su pareja, Sergio Andrés Solís, como autor material del asesinato.
Solís es asistido por los abogados de la defensa pública, Lucía Pettinari y Esteban Mantecón, mientras que Kesen es defendida por el abogado particular Guillermo Iglesias.
La querella en representación de Carolina Gayá -última pareja de Expósito Moreno- está siendo ejercida por Sergio Romero. Mientras, el Ministerio Público es representado por el fiscal Adrián Cabral y por la funcionaria Patricia Rivas.

PERICIAS REVELADORAS
El actual titular de la Brigada de Investigaciones señaló que a través de los informes de los teléfonos celulares secuestrados a los acusados se pudo conocer que Solís estuvo entre las 20:30 y las 22:30 del 25 de junio de 2014 en las inmediaciones de la casa de la calle Santa Cruz casi Tierra del Fuego del barrio 13 de Diciembre, donde vivía el ciudadano español y en cuyo exterior fue acribillado.
Fuentes judiciales informaron que Carrasco efectuó un relato pormenorizado. Graficó que las antenas de telefonía celular se activaron numerosas veces cada vez que se comunicaban Kesen y Solís. La mujer "lo llamaba a cada rato", expuso.
Esa prueba ubica a Solís en el lugar donde se cometió el homicidio y no favorece la situación de Kesen (actualmente con arresto domiciliario). El jefe policial además reforzó ante el tribunal que la investigación fiscal cuenta con el registro de una cámara de seguridad domiciliaria que captó a dos cuadras de la escena del crimen al automóvil que habría utilizado el imputado para movilizarse.
Ante la negativa de los magistrados para exhibir los gráficos que ilustraban detalles de la investigación fiscal, el subcomisario tuvo que recurrir a su memoria. También expuso aspectos sobre las comunicaciones telefónicas vía Whatsapp que mantuvo el imputado con su grupo de amigos que estuvieron en algún momento implicados en la causa y que al declarar dijeron que sus dichos tenían un tinte humorístico.
Hay que recordar que el homicidio de Expósito Moreno se produjo el 25 de junio de 2014 cuando un hombre le disparó cinco tiros por la espalda poco después de las 22 de ese miércoles. El ataque ocurrió en la puerta de su casa, en el barrio 13 de Diciembre, cuando llegaba junto a su novia, Carolina Gayá, y el hijo de ésta.
Expósito Moreno había llegado a Comodoro Rivadavia en busca de la restitución de la hija que tenía con Kesen y que había sido traída por esta desde España. La Justicia había fallado a su favor y por eso iba a volver a su país –junto a su hija y Kesen- el 30 de junio, cinco días antes de que lo asesinaran. En aquel país discutirían la tenencia de la menor.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico