Un juez consideró "muy grave" la violación al arresto domiciliario

El magistrado César Zaratiegui consideró que la violación de la prisión domiciliaria de dos jóvenes imputados en un robo agravado ocurrido en febrero en Playa Unión fue determinante para que ambos sigan en la cárcel hasta que concluya la investigación. Un tercer implicado continúa con arresto domiciliario.

Se trata de la causa en la que se encuentran imputados Iván Mansilla, Nicolás Llancafil y Víctor Mardonez, quienes a principios de febrero en Playa Unión agredieron en dos ocasiones a un joven hasta apuñalarlo. Además, le robaron sus efectos personales y lo dejaron descalzo.
Beneficiados en principio por tres jueces con el arresto domiciliario, Llancafil y Mardonez salieron de sus casas y fueron sorprendidos por la policía de Trelew. A raíz de ello, pasaron a cumplir prisión preventiva hasta tanto los fiscales concluyan con la investigación.
En la audiencia celebrada el viernes pasado, Zaratiegui revisó las medidas y dispuso que las condiciones judiciales no habían variado, es decir que Mansilla sigue detenido en su casa mientras que Llancafil y Mardonez lo hacen en la Seccional Tercera de Trelew.
Cabe destacar que la juez Ivana González (subrogó a Zaratiegui) había beneficiado a los imputados con la domiciliaria, pero Mardonez y Llancafil incumplieron la medida.
González fue muy clara al explicarles las condiciones que deben cumplir para no violar su resolución: "al doctor César Zaratiegui y a mí, el incumplimiento nos produce una gran defraudación”, había argumentado la magistrada.
En esa audiencia la juez les advirtió a los acusados que: “presos pueden llegar a convivir con otros presos que los pueden lastimar. No pueden sacar ni un pie de sus casas. Los lugares de detención son horribles, sobre todo para las personas jóvenes como ustedes".
También argumentó que: “de sus casas sólo podrán salir si se está quemando. Nada de salir a comprar gaseosos o cigarrillos por más que el negocio esté cerca de sus casas. Les voy a mandar rondines policiales sorpresivos. Si la policía les golpea la puerta y por ejemplo se están duchando, salen aunque sea enjabonados para que los policías les vean la cara”, graficó.
Los sujetos están imputados por robo doblemente agravado en poblado y en banda con el uso de un arma blanca que prevé penas mínimas de 5 años de cárcel. Según la acusación, el doble ataque se produjo durante la mañana del 8 de febrero en Playa Unión.
Las tres víctimas tocaban la guitarra y los acusados les quitaron el instrumento. Minutos después volvieron a ser atacados cuando esperaban el colectivo. Uno de los ladrones le dio tres puñaladas a uno de los jóvenes para robarle la mochila, zapatillas, teléfono celular y una pomada. Los sospechosos huyeron a bordo de un Ford Escort, pero después fueron interceptados y detenidos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico