Un juez de Nueva York manda a prisión sin fianza a dos familiares de Maduro

Un magistrado de una corte federal de Nueva York mandó a prisión sin fianza a un ahijado y a un sobrino del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusados de delitos de narcotráfico, que en Estados Unidos se castigan con un máximo de cadena perpetua, en un episodio que ya causó una reacción del mandatario y fuertes cuestionamientos de la oposición del país sudamericano.

Efraín Antonio Campo Flores, ahijado del mandatario venezolano, y Francisco Flores de Freitas, sobrino suyo, permanecerán en el penal federal Metropolitan Correctional Center hasta al menos su próxima comparecencia ante el juez, fijada para el miércoles próximo.
La prisión sin fianza, que no objetaron en esta primera audiencia los defensores, fue reclamada por la fiscalía federal del Distrito Sur de Nueva York.
Los detenidos comparecieron el jueves por primera vez ante el juez James L. Cott en una corte de la Gran Manzana para escuchar la confirmación de los cargos por conspiración para introducción de cocaína en Estados Unidos.
Asistidos por un traductor provisto por el juzgado, Campo Flores y Flores Freitas dijeron comprender los cargos, sin hacer más comentarios a lo largo de la breve declaración, de apenas cinco minutos, que tuvo una numerosa presencia de periodistas hispanos.
Uno de los abogados, John Reilly, explicó a los periodistas que la defensa estudiará si en la citación de la próxima semana reclamarán que se establezca una fianza para los dos jóvenes.
Campo Flores, de 29 años, y Flores Freitas, de 30, se presentaron ante la Justicia vestidos de civil y contaron con la presencia en la sala de representantes diplomáticos de su país, que se reunieron con los abogados y los fiscales sin formular declaraciones a la prensa.
La operación de detención de los dos parientes del mandatario venezolano se llevó a cabo esta semana en Pueerto Príncipe, Haití, con participación de la DEA y entregados a las autoridades estadounidenses, que los trasladaron a Nueva York.
Por el momento, el Ejecutivo venezolano se mantiene en silencio sobre el caso, aunque Maduro, tras la detención de los dos jóvenes, afirmó en su cuenta de Twitter que su país seguiría "su camino" pese a sufrir un "acoso permanente" de Washington.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico