Un juez ordenó la liberación de los cuatro policías detenidos por el taxista asesinado

Antes de resolver la medida, el magistrado participó de una reunión con la ministro de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia.

El juez federal Daniel Rafecas ordenó ayer la liberación de los cuatro policías detenidos acusados por desobediencia, al interceder en el pago de rescate de un taxista secuestrado que terminó asesinado por sus captores.
Fuentes judiciales informaron que la liberación tuvo lugar porque están acusados por un delito excarcelable, aunque seguirán siendo investigados por el hecho.
Antes de resolver la medida, el magistrado participó de una reunión con la ministro de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el jefe de la Policía Federal Néstor Roncaglia.
Ambos funcionarios le anunciaron a Rafecas que darán intervención a Asuntos Internos de esa fuerza para determinar qué ocurrió durante el fallido operativo.
Bullrich y Roncaglia arribaron hacia el mediodía juntos a los tribunales federales de Retiro y se dirigieron al despacho de Rafecas, a cargo de la causa.
En una breve reunión, ambos "se pusieron a disposición" del magistrado y le anticiparon que darán intervención a la división Asuntos Internos de la PFA para que intente determinar por qué los policías interrumpieron el pago del rescate que realizaba un familiar de la víctima, según explicaron fuentes del caso.
La detención de la cúpula de la ex división antisecuestros de la PFA fue ordenada por el juez federal porteño Luis Rodríguez, a pedido del fiscal federal Carlos Stornelli, quien estuvo a cargo del operativo tras la denuncia del hecho.
Las fuentes precisaron que Stornelli les había aclarado a los policías que no "cortaran" el pago del rescate por el secuestrado, lo que no se cumplió, ya que se tirotearon con parte de la banda cuando fue a buscar el dinero y detuvieron a un adolescente de 16 años.
Poco después, el secuestrado fue hallado asesinado de cinco balazos a 700 metros del lugar pactado para el pago del rescate y al que había concurrido el hijo de la víctima con 3.000 dólares y 20.000 pesos para efectuarlo.
Todo comenzó alrededor de las 15 del jueves, cuando Alberto Sarubi (65), transitaba en su taxi Fiat Siena, dominio MNS Q159, y fue capturado por secuestradores armados que se lo llevaron cautivo en dirección al Gran Buenos Aires. Durante el cautiverio, que duró varias horas, los captores se comunicaron con la familia de la víctima y le exigieron el pago de 200.000 pesos de rescate.
Omar Viviani, secretario general del Sindicato de Peones de Taxis, dijo a "La Mañana de Radio 10" que "lo primero que hay que hacer es preservar la vida del secuestrado". "Estamos enojados, dolidos, acá hubo mala praxis de la policía", añadió.
"Esto nos hace pensar que cuando uno sufre un delito de este tipo no hay que llamar a la policía, hay que pagar el rescate y rogar que no te maten. Si esta es la actitud de una brigada antisecuestros, pobre de nosotros", se quejó.
Finalmente, añadió: "Espero que la Justicia caiga no sólo sobre los que mataron a un trabajador, sino con quienes no cumplieron con su misión. No se puede creer que una brigada antisecuestros actúe así".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico