Un muerto durante una protesta en Chile contra el Gobierno de Bachelet

Enterada del luctuoso episodio, Bachelet expresó "su más profundo pesar" por la muerte de Lara y condenó la violencia "de quienes no respetan la democracia". "Con su actuar han terminado con la vida de un trabajador de nuestra patria", escribió en Twitter.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, llamó ayer a "cerrar la grieta social" en su país, en el mismo momento en que una protesta en las calles de Valparaíso dejaba el resultado de un muerto por un incendio provocado por el estallido de una bomba molotov.
La jefa de Estado dio ayer su tradicional discurso de cuenta anual ante el Congreso, mientras en las calles de Valparaíso una manifestación, con varios de sus asistentes encapuchados, atacó una serie de edificios, causó destrozos y perpetró saqueos.
Uno de esos edificios, en el que funcionan oficinas de la Municipalidad de Valparaíso, fue atacado con una bomba molotov, lo cual desembocó de inmediato en un incendio, dijeron fuentes oficiales
En los altos de esa construcción estaba el vigilador Eduardo Lara, de 55 años, quien, pese a que fue rescatado por los bomberos, murió por asfixia al llegar al hospital Van Buren.
Enterada del luctuoso episodio, Bachelet expresó "su más profundo pesar" por la muerte de Lara y condenó la violencia "de quienes no respetan la democracia". "Con su actuar han terminado con la vida de un trabajador de nuestra patria", escribió en Twitter.
En el Congreso, Bachelet realizó su tercera cuenta pública presidencial (Estado administrativo y político de la Nación), en donde las reformas que ejecutó su Gobierno y el inicio del proceso constituyente fueron los ejes que marcaron su discurso.
Durante la tradicional ceremonia, que se realiza todos los 21 de mayo en conmemoración del Día de las Glorias Navales, la mandataria inició su discurso reconociendo que las reformas impulsadas por su administración han generado resistencia e incertidumbre y han afectado el curso de la economía, pero subrayó que esa "sensación" no debe paralizar al país, poniendo especial énfasis en el crecimiento económico.
"Algunos no ven que hay que cerrar la grieta social que se ha formado en nuestro país. Entiendo a los que sienten temor frente a los cambios, es normal. Es cierto que la desaceleración de nuestra economía y la pérdida de confianza en la política traen incertidumbres. Pero este no es un argumento para paralizarse", señaló la presidenta.
"Hemos llevado a cabo aquel conjunto de iniciativas que son la base para seguir avanzando" destacó Bachelet, quien detalló que "los cambios que hemos emprendido son necesarios y tienen sentido, porque los ganadores son los chilenos y chilenas".
Sobre el contexto económico por el que atraviesa el país, la jefa de Estado señaló que debe tomarse muy en serio el crecimiento, ya que sin él "el progreso social termina siendo una ilusión".
"Hemos identificado áreas de convergencia y acción común para tener una base productiva más sólida. Esta es mi invitación hoy: Hagamos un pacto por un crecimiento que se sostenga en el tiempo", remarcó la presidenta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico