Un nene se suicidó por sufrir bullying y dejó una carta desgarradora

Daniel Fitzpatrick, tenía 13 años y vivía en Nueva York. Dejó una carta en la que relata, con nombre y apellido, quiénes lo hostigaban y los docentes que no lo ayudaron.

"Escribo esta carta para contar mi experiencia en la Holy Angels Catholic Academy", dice en las primeras líneas del manuscrito que dejó el nene y que fue encontrado por una de las hermanas. Luego, contaba: "Me rendí. Los profesores no hicieron nada. Mrs. Goldrick (la directora) no hizo nada. Ms. D'Alora es la mejor profesora. Ella me comprendió e hizo algo, pero no duró mucho", así comienza la carta que dejó con solo 13 años y cansado del bullying, Daniel Fitzpatrick un mes antes de suicidarse.

En el texto, Daniel también identificaba con los nombres de pila a cuatro de sus compañeros que le hicieron bullying y, recordaba que en una de las peleas hasta terminó con un dedo roto.

Quien hizo público el calvario de su hijo fue el papá de Daniel, quien compartió una foto de la carta en su cuenta de Facebook y luego subió dos videos en los que les habló a los docentes y autoridades del colegio y a los padres de los nenes que acosaron a su hijo a quienes tildó de "pequeños monstruos asquerosos" y concluye: "Espero que nunca tengan que sentir lo que está pasando mi familia".

En una entrevista con el Daily News, el papá de Daniel dijo que la directora les indicó que ese no era "un buen ambiente" para el nene. Además, según el diario El Mundo, desde la diócesis a la que pertenece el colegio, se emitió un comunicado señalando que "la directora, los profesores y la plantilla de la Holy Angels Catholic Academy están destrozados por la pérdida de Daniel Fitzpatrick". Aunque no había mención directa a las críticas de la familia hacia el centro por inacción, el documento apunta que "a la luz de esta tragedia estamos reexaminando las políticas de prevención del bullying y el entrenamiento".

Embed


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico