Un niño fue mordido en el cuello por el Pitbull de la familia

Un menor jugaba ayer en el patio de su vivienda del barrio Próspero Palazzo, junto a un hermano, cuando fue atacado por el propio perro de la familia. Sufrió mordeduras en un brazo, una pierna y en el cuello. Ante la ausencia de los padres los vecinos rescataron al chico y una ambulancia lo trasladó al Hospital Regional.

Hace una semana un habitante del barrio Laprida sufrió un feroz ataque por parte de seis canes, y puso en discusión la tenencia responsable de esos animales. En este nuevo caso el perro, raza Pitbull, pertenece a la familia de la víctima que reside en la calle Teniente Merlo 2469, en el barrio Próspero Palazzo.
Eran las 18:40 cuando el chico jugaba junto a su hermano y fue atacado por el animal. Los gritos desesperados del pequeño y su hermano alertaron a los vecinos que sacaron al perro y pusieron a salvo al niño. De inmediato se solicitó una ambulancia que llegó en contados minutos.
De esa forma, el chico ingresó a la guardia médica con lesiones que serían de carácter grave. Al cierre de esta edición, el menor permanecía en el área de pediatría del nosocomio y los médicos le iban a realizar puntos para saturar las heridas. La policía informó que el chico estaba fuera de peligro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico