Un niño herido por un fuerte choque en el Juan XXIII

El accidente fue protagonizado por un Renault Clio donde viajaba una mujer con su hijo de 8 años y un Chevrolet Prisma donde se movilizaba un matrimonio de adultos mayores. El conductor de este último coche afirmó que circulaba despacio y que no frenó porque tenía prioridad de paso. El niño que iba en el Clio golpeó su cabeza contra un cristal y terminó hospitalizado.

La colisión se produjo a las 17:15 de ayer sobre las calles Manuela Pedraza y Díaz Vélez, en el barrio Juan XXIII. De acuerdo a la información oficial a la que accedió este diario, el Renault Clio –dominio NVI 296- era comandado por Natalia Araneda, quien iba acompañada por su hijo que ocupaba el asiento trasero. Circulaba por Díaz Vélez en sentido a Kennedy.
Mientras, el Chevrolet Prisma –patente PFM 942- se desplazaba por Manuela Pedraza en dirección a la avenida Patricios. El automóvil era comandado por Pedro Nehue y lo acompañaba su esposa.
Por causas que investiga la policía, el rodado donde viajaba el matrimonio de adultos mayores impactó contra el lateral trasero derecho del Clio, donde iba sentado el niño. Ante el violento golpe el chico golpeó su cabeza contra el cristal que quedó trizado.
Una ambulancia de un servicio privado concurrió al lugar y se encargó de trasladar al niño en forma preventiva hasta la guardia del Hospital Regional. Los restantes involucrados salieron ilesos.
El conductor del Prisma relató a este diario que circulaba a baja velocidad y “no frené porque (la mujer del Clio) tenía que dejarme el paso”.
Además, la esposa de Nehue cuestionó que la conductora del otro vehículo se enojó y los reprendió verbalmente.
Al inspector de tránsito que actuó en el lugar le llamó la atención que el personal de la Seccional Quinta que tomó intervención en el choque no secuestró los vehículos sabiendo que había una persona herida. Los conductores se retiraron en sus respectivos autos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico