Un niño murió ahogado mientras jugaba Pokémon Go

El incidente sucedió en la ciudad de Imbé, cuando el chico identificado como Arthuar Bobsin salió con un amigo de la misma edad a bordo de una pequeña embarcación pesquera de fibra de vidrio, que pocos minutos después se dio vuelta y el nene murió ahogado.

Un nene de 9 años murió ahogado acuando jugaba al Pokémon Go en el río Tramandaí, en el litoral norte del estado brasileño de Río Grande do Sul, donde había ido a atrapar las criaturas en una pequeña embarcación, informaron hoy organismos de rescate.
Según reportó la Brigada Militar de Río Grande do Sul, el incidente sucedió en la ciudad de Imbé, cuando el chico identificado como Arthuar Bobsin salió con un amigo de la misma edad a bordo de una pequeña embarcación pesquera de fibra de vidrio, que pocos minutos después se dio vuelta y el nene murió ahogado.
La Policía Civil regional detalló que los dos menores cayeron al río y uno de ellos consiguió nadar hasta la orilla, mientras que el otro desapareció y su cuerpo fue encontrado siete horas después por los organismos de rescate y bomberos de la empresa Transpetro, informó un despacho de la agencia EFE.
También el lunes y en el mismo estado -fronterizo con Uruguay y Argentina- un joven reportó el robo de su smartphone cuando "cazaba" pokémones en la ciudad portuaria de Río Grande.
Al igual que en Argentina, el videojuego desarrollado por la empresa estadounidense Niantic llegó a Brasil en la noche del miércoles pasado.
En tanto, en Tailandia, frente a la locura desatada por Pokémon Go, la junta militar en el poder prohibió el videojuego en los ministerios y en los cuarteles.
"No quiero que la gente juegue (a Pokémon Go) en los ministerios", declaró el jefe de la junta, el general Prayut Chan-O-Cha, ante la prensa este martes, refiriéndose a la aplicación de realidad aumentada que permite al usuario cazar a los personajes de Pokémon mientras se desplaza por el mundo real.
"A partir de ahora, el juego está prohibido en las unidades militares y en las agencias gubernamentales encargadas de la seguridad", abundó el viceprimer ministro, Prawit Wongsuwan.
Además, el general Prayut afirmó estar preocupado por la población, pues la adicción que ha despertado el juego copa las portadas de los diarios tailandeses desde hace varios días.
"También me preocupa la seguridad de los jugadores, que podrían ser objeto de robos o violaciones. Así que, por favor, jueguen en lugares públicos", añadió, sin precisar cómo podrían los jugadores acabar siendo violados.
Aún así, el portavoz del gobierno, Sansern Kaewkumnerd, matizó que el general Prayut Chan-O-Cha "no quiere prohibir el juego" al público en general, aunque insta a los jugadores a conocer "sus límites y a utilizar su tiempo de manera inteligente".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico