Un pingüino nadó 8.000 km para encontrarse con el hombre que lo salvó

Joao Pereira de Souza es un albañil y pescador jubilado de 71 años que vive en Río de Janeiro que en el 2011 se topó con un pingüino lleno de petróleo. El hombre lo limpió y lo alimentó e incluso le puso nombre: Dindim.

Cuando Dindim se mejoró quiso soltarlo, pero el animal no quiso irse: "Estuvo conmigo once meses y después de cambiar sus plumas despareció". Pero rápidamente lo volvió a ver, ya que meses después Dindim apareció en la costa, encontró a Pereira de Souza y lo siguió hasta su casa.

En los últimos cinco años Dindim pasa anualmente ocho meses junto al brasilero y para verlo nada alrededor de 8.000 kilómetros para reencontrarse con el hombre que le salvó la vida. Se considera que el resto del tiempo está en las costas de Argentina y Chile reproduciéndose.

"Amo al pingüino como si fuera mi propio hijo y creo que el pingüino me ama a mí", dijo Pereira de Souza según informa Globo TV y agregó que nadie más puede tocarlo. "Él se sienta en mi regazo, me permite bañarlo y alimentarlo con sardinas".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico