Un pirómano quemó en pleno centro dos vehículos, tres iglúes y una batea

Burlándose de la policía, pese a ser captado por las cámaras de seguridad, un hombre prendió fuego tres iglúes de reciclaje de residuos y una batea en distintas zonas del centro. En uno de los ataques incendiarios, en 9 de Julio casi Sarmiento, las llamas que destruyeron un iglú alcanzaron a un Toyota Corolla y una Renault Duster, que resultaron con serios daños.

Un pirómano violó todas las normas de seguridad y la capacidad de reacción del personal policial de la Seccional Primera en pleno centro de Comodoro Rivadavia.
En forma impune, entre las 12 y las 13, quemó en diferentes zonas del casco céntrico tres iglúes de reciclaje, una batea con basura y dañó dos automóviles estacionados en 9 de Julio casi Sarmiento.
La policía lo captó a través de las cámaras de seguridad del Centro de Monitoreo y pese a que lo vieron caminar con una mochila y zapatillas rojas por Moreno y Rivadavia, los efectivos policiales no pudieron interceptarlo.
Los iglúes que resultaron destruidos estaban instalados en Moreno y Rivadavia, en la zona de la Costanera y en 9 de Julio y Sarmiento. El delincuente también prendió fuego una batea de basura a su paso en Sarmiento y 25 de Mayo.
Según la información recabada por El Patagónico, el incidente más grave se produjo en 9 de Julio y Sarmiento. El fuego no sólo consumió por completo el iglú de plástico, sino que el fuego se propagó a dos vehículos estacionados en el lugar. El más afectado fue un Toyota Corolla, dominio IGP 919.
En medio de la impotencia, el propietario del Toyota le contó a este diario que tiene el vehículo hace dos años y que lo utilizaba para llevar a los hijos a la escuela. Contó que se había dirigido a pagar una factura y que cuando regresó se encontró con el coche totalmente destruido.
"Anda a saber qué problema tienen ellos, que andan complicando al resto", sostuvo Marcos, al referirse al autor del atentado.
El fuego también alcanzó la parte delantera de una Renault Duster, patente LGO 478, estacionada detrás del Corolla. "Recién llego. Se prendió fuego el auto de adelante y yo estaba estacionado atrás. Los bomberos rompieron los vidrios para correrlo", relató Daniel, el propietario de la SUV.
El damnificado, residente en el barrio Próspero Palazzo contó que se había bajado a buscar un artefacto a una casa de electrodomésticos. "Es una banda de delincuentes que no tienen qué hacer porque ¿qué gusto van a encontrar quemando una batea, complicándole la vida a la gente?", reprochó.
En el lugar tomaron intervención personal de la Seccional Primera y Bomberos del Cuartel Central. Al cierre de esta edición la policía continuaba observando las cámaras de seguridad para poder identificar al autor que burló la seguridad del centro y escapó impunemente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico