Un policía turco asesinó a tiros al embajador ruso en Turquía

"No se olviden de Alepo. Esto es una venganza por Siria y Alepo", gritó en turco luego el agresor, en referencia a la norteña ciudad siria donde una campaña de bombardeos rusos ayudó al Ejército sirio a expulsar a rebeldes islamistas vinculados a Turquía.

El embajador ruso en Turquía, Andrey Karlov, fue asesinado ayer en una exhibición en Ankara por un policía turco vestido de saco y corbata que le disparó varios tiros por la espalda ante aterrados espectadores, antes de gritar consignas islamistas sobre la guerra en Siria, informaron autoridades y medios locales.
El atacante, al que el gobierno turco identificó como un policía antidisturbios de 22 años, fue muerto por agentes de seguridad, informó la agencia de noticias estatal turca Anatolia. Un diario difundió una foto del agresor acribillado a balazos, ensangrentado y tirado sobre el piso.
Karlov, de 62 años, había empezado a dar un discurso en la exposición fotográfica, que estaba auspiciada por la embajada, cuando el atacante apareció por detrás y le efectuó al menos ocho disparos, según informaron varios medios turcos presentes en el lugar.
Un video del Canal 1 de Turquía mostró el momento en que Karlov es baleado.
"No se olviden de Alepo. Esto es una venganza por Siria y Alepo", gritó en turco luego el agresor, en referencia a la norteña ciudad siria donde una campaña de bombardeos rusos ayudó al Ejército sirio a expulsar a rebeldes islamistas vinculados a Turquía.
En el video, se ve cómo el embajador, hablando por el micrófono, se sobresalta y cae al suelo bruscamente luego de oírse varias detonaciones.
Blandiendo una pistola automática, un hombre de mediana edad, pelo corto y vestido de traje negro con corbata aparece por detrás, gritando consignas y apuntando de tanto en tanto con su arma hacia el techo o hacia lugar desde el que se toman las imágenes.
"Alá es el más grande", gritó también el atacante, y continuó en árabe: "Somos los descendientes de aquellos que apoyaron al profeta Mahoma, para la guerra santa islámica", informó el diario turco Hurriyet.
El joven se acercó a Karlov mientras yacía en el suelo y le disparó otro tiro a corta distancia. Luego destruyó varias de las fotos enmarcadas que se exhibían en las paredes del lugar. La gente corría despavorida en busca de refugio, informó NTV, que dijo que otras tres personas resultaron heridas.
Luego de hacer los disparos, el hombre subió al segundo piso del mismo edificio y se enfrentó a tiros con la policía durante 15 minutos, antes de ser muerto por los agentes, informó Anatolia.
El ministro del Interior turco, Suleyman Soylu, identificó al atacante como Mevlut Mert Altintas, quien era policía antidisturbios desde hacía dos años y medio. El hombre había nacido en 1994 en la ciudad de Soke, provincia de Aidin, en el oeste del país, agregó el ministro.

"DIA TRAGICO"

El ataque ocurrió en la víspera de una reunión en Moscú entre los cancilleres de Rusia, Irán y Turquía, las tres potencias que mantienen tensas negociaciones desde hace semanas para garantizar y coordinar la intermitente evacuación de decenas de miles de civiles y combatientes rebeldes sirios en Alepo.
La Cancillería rusa ratificó ayer la reunión de los ministros en Moscú pese al asesinato del embajador ruso en Ankara.
"Es un día trágico para la historia de nuestro país y para la diplomacia rusa", dijo la vocera de la Cancillería rusa en una declaración transmitida en vivo por la televisión de Rusia.
"El embajador Karlov ha hecho una gran contribución personal al desarrollo de los lazos con Turquía. Ha hecho mucho por superar una crisis en las relaciones bilaterales. Era un hombre que puso su corazón y su alma al servicio de su trabajo. Es una pérdida terrible para nosotros y también para el mundo", agregó.
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, llamó por teléfono a su homólogo ruso, Vladimir Putin, para darle detalles sobre el atentado.
Las relaciones entre Rusia y Turquía se deterioraron notablemente por el derribo de un avión de guerra ruso en la frontera con Siria en noviembre de 2015, pero una disculpa de Ankara ayudó a superar el trance este año. Erdogan y Putin se han reunido en varias ocasiones en los últimos meses y hablan por teléfono con frecuencia.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico