Un prófugo intentó escapar de la policía con un bebé en brazos

Facundo Moscoso Quinteros fue capturado el martes a las 22 en la extensión del barrio San Cayetano por policías de Neuquén y Comodoro Rivadavia. Está sospechado del homicidio de la encargada de un merendero, ocurrido el sábado 19 de marzo último en el barrio Altos de Godoy, en la capital neuquina. Llegó hace un mes a esta ciudad y trabajaba como ayudante de albañil. Vivía junto a su pareja y hace diez días nació su hijo, al que tomó en brazos cuando intentó escapar anteanoche. Lo encontraron tratando de ocultarse debajo de unas chapas.

Facundo Moscoso Quinteros (19), fue capturado el martes a la noche en la extensión del barrio San Cayetano por la Brigada de la Policía Neuquén y efectivos de la División de Investigaciones de la Policía de Comodoro Rivadavia. Tenía pedido de captura por el homicidio de la encargada del merendero Mariana de los Angeles Sáez, de 47 años, ocurrido el 19 de marzo en el barrio Altos de Godoy, en Neuquén capital.
En el caso que conmocionó a todo el sector oeste de Neuquén, por lo apreciada que era la víctima, trabaja la Unidad Fiscal de Delitos Violentos contra las personas que lidera el fiscal Maximiliano Obeid.
La captura de Moscoso Quinteros estuvo a cargo de la División Homicidios de Neuquén a cargo del subcomisario Rafael Guerra y los investigadores José Alcaraz, Horacio Gutiérrez y Diego Crisotomo quienes estuvieron acompañados por el jefe de la Brigada de Comodoro Rivadavia, Juan Carrasco.
Moscoso Quinteros fue ubicado en esta ciudad tras un trabajo de inteligencia en conjunto que requirió de escuchas telefónicas y cruce de datos entre los investigadores. Se supo que el joven llegó hace un mes junto a su pareja embarazada. Estaba trabajando como ayudante de albañil y residía en la casa de su cuñada en la extensión del barrio San Cayetano.
En las averiguaciones también trabajaron personal policial de la Seccional Cuarta bajo directivas del comisario Fabián Millatruz y personal de la Comisaría Sexta.
Cuando los efectivos confeccionaban actuaciones para allanar, Moscoso se dio cuenta de que los investigadores lo estaban por detener y escapó de la vivienda rumbo al pie del cerro.
Los vigiladores vieron que llevaba algo entre los brazos, pero no sabían qué era.
Moscoso caminaba junto a su bebé de 10 días, el que tenía a su cuidado porque su pareja no se encontraba. Un hombre que lo acompañaba también estaba con un niño de corta edad en la casa.
En medio de la oscuridad, Moscoso corrió con la criatura en brazos y se escondió debajo de unas chapas con su hijo. Después de media hora de intensa búsqueda y rastrillaje sobre el lugar, los policías de Neuquén lograron sorprenderlo.
Al cierre de esta edición se esperaba el exhorto para trasladarlo desde la Seccional Segunda donde quedó alojado para trasladarlo a Neuquén donde quedará a disposición de la Justicia de esa provincia. En esta ciudad se puso en conocimiento de la detención a la juez penal Gladys Olavarría.

ENTRAR Y SALIR DE COMODORO

La de Moscoso fue la segunda captura en menos de 48 horas registrada en Comodoro Rivadavia de prófugos foráneos investigados por homicidio.
Ya el lunes la Policía Federal capturó al ciudadano paraguayo Rodolfo Benítez Rolón, con captura internacional por un homicidio ocurrido en la Provincia de Buenos Aires.
Los investigadores coinciden en que entrar y salir de Comodoro Rivadavia es muy fácil.
En el caso de Moscoso, la Agencia Neuquén del diario Río Negro señala que en el momento del asesinato, el sospechoso se encontraba en libertad aunque había sido condenado a 3 años de prisión condicional -no tenía antecedentes- por un intento de robo agravado por el uso de armas.
Es que según se investigó, el 29 de octubre del año pasado, Moscoso y otro joven intentaron asaltar una joyería ubicada sobre la calle Alcorta al 150, en el bajo de la ciudad. Tras el fallido asalto y querer escaparse fue capturado a pocas cuadras mientras corría por los techos de las viviendas cercanas.
El mes pasado cuando ocurrió el homicidio de la encargada del merendero, Moscoso estaba en libertad. Sobre las 13 de ese sábado 19 de marzo, se presume que pasó en una moto frente a la casa de la mujer, en el barrio Altos de Godoy, efectuando disparos contra el hijo de la dueña de casa. La mujer recibió un balazo con un calibre 11,25 al asomar la cabeza por el paredón y murió en el instante.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico