Un relevamiento que también permitirá conocer la actualidad periurbana

Yolanda González, presidenta de la Asociación de Productores de Carelhue; y Corina Mercado, referente y productora de la zona de barrio Sarmiento fueron dos de las productoras que trabajaron en el relevamiento que realizó el INTA en conjunto con los productores y otras instituciones.
Según explicó González, el trabajo se gestó al segundo día del temporal luego que se detectaran los daños que ocasionaron las primeras lluvias. Así convocaron a referentes y con los que pudieron asistir crearon el Comité de Emergencia del Periurbano de Comodoro Rivadavia.
Uno de los primeros pasos fue pedir una reunión con autoridades de los ministerios de Producción y Familia a quienes les entregaron un petitorio para declarar la emergencia del sector.
Luego comenzó el relevamiento, ante el pedido de información de los diferentes organismos del Estado. "Hubo que salir a patear el barro, acompañados por INTA y CORFO, porque lamentablemente no había un censo de productores en la ciudad. Ese fue el trabajo más duro, más reacio, más agresivo porque hubo que hacerlo urgente, por territorio, en calles que no se podía andar", contó Yolanda.
En los primeros días se censaron 80 productores, y en la última semana se llegaron a contabilizar 180, encontrando datos que reflejan la realidad del sector periurbano de la ciudad.
Así, Juan José Magaldi, médico veterinario y jefe de la Estación Experimental del INTA, contó: "se pensaba que por tradición el Cordón Forestal tenía un montón de productores y uno ve que se transformó en un espacio muy urbano. También el relevamiento permitió conocer a aquellos productores que estaban más aislados, permitir que ellos conozcan a sus pares en esta aventura de producir en Comodoro porque puede ser de utilidad o de ayuda en algún momento".
Por otro lado, el trabajo demostró que las autoridades desconocen el periurbano y que muchos productores no están registrados en ningún organismo ni en forma comercial. En este sentido, el trabajo incluso podría marcar un antes y un después, ya que para que los productores puedan acceder a una ayuda económica deberán contar con un certificado emitido por el Juzgado de Paz.
El titular de la delegación del INTA, explicó que en todos los casos el SENASA pide saber las condiciones de la titularidad de la tierra: si es cedida, propia o alquilada para ingresar al Registro Nacional Sanitario de Productores Pecuarios (RENSPA) y saber la procedencia de los animales.
Sin embargo, muchos emprendedores se niegan a realizar este trámite, quizás por temor o desconocimiento. Por esa razón, en conjunto con el municipio y los otros organismos intervinientes, se decidió que el Ejecutivo entregue un certificado que permita evitar ese trámite e ingresar al RENSPA.
Una vez que se obtiene ese número el productor afectado debe ir al Juzgado de Paz donde obtendrá el certificado de emergencia que lo avala como afectado por el temporal, lo que permitiría obtener ayuda, pero también al Estado regularizar el trabajo de los productores y avanzar en el trabajo en conjunto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico