Un taller que puede ayudar a encontrar el propio rumbo

En la sede de El Mundo del Ajedrez, ubicada en Kennedy y Santa Clara, se inició durante la última semana uno de los talleres que se dictan martes, miércoles y jueves en el marco del programa "Jóvenes con Más y Mejor Trabajo", que impulsa el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación.
Allí la coordinadora de la capacitación, Patricia Otárola, junto a Elizabeth Olivera, su acompañante, recibieron a 30 adolescentes, muchos que ya son padres de familia y que iniciaron este proceso de encontrar un trabajo.
"Los chicos están en un proceso de 'qué tengo que hacer, qué hago en la vida'. Entonces los orientamos en la búsqueda de trabajo", explicó Otárola al ser consultada por El Patagónico.
"Los hacemos pensar qué capacidades tienen, en qué situaciones se encuentran al momento de buscar trabajo. Vamos mirando eso, sus experiencias de vida y vamos definiendo. Después es mirar el mercado laboral en Comodoro: ¿dónde puedo buscar trabajo? ¿Cuál es el mercado laboral que existe en la ciudad? Y van descubriendo que no solo existe el mercado del petróleo sino que hay un gran abanico", señaló la capacitadora sobre la labor que realizarán por los próximos tres meses.
Según explicó Otárola, al final del trayecto los propios jóvenes analizan cuáles serán sus pasos a seguir. "Armarán su propio plan para buscar trabajo: '¿pienso terminar la escuela, me capacito y hago un oficio, o busco un trabajo independiente?'. El programa lo acompaña en todos los procesos".

LA MIRADA DE LOS JOVENES
Cristian Aguilante (23), del barrio San Martín, es uno de los jóvenes que asiste al taller. Lo hace junto a su pareja quien además se encuentra terminando sus estudios primarios. Quieren progresar porque tienen un hijo.
"Nos enteramos porque en la escuela de mi mujer el vicedirector le dijo que estaban anotando. Me gustó porque creo que me ayudará a aprender cosas: como presentarme a una entrevista y para saber un poco más", contó el joven que ha trabajado en forma particular en soldadura, construcción en seco, albañilería y pintura.
Para Cristian es importante poder terminar este trayecto, ya que entiende que es casi la única oportunidad que tiene de encontrar algo formal, por los prejuicios que existen al momento de contratar a una persona. "A mí me ha costado. Yo pienso que porque no saben cómo es uno, que para entrar en una empresa tenés que ser conocido de alguien o tener contacto. No saben si sos responsable o no", argumentó.
Franco Aguilera, un joven mendocino de 19 años que hace medio año llegó a Comodoro Rivadavia, también lo ve como una oportunidad en tiempo de crisis. "En Comodoro hay muchos chicos que están buscando laburo, entonces cuesta conseguir y me parece que esta es una buena oportunidad".
"En mi caso vine a buscar laburo y salir para adelante, hacer un cambio. Hace medio año ya, me dijeron que estaba bueno, pero se me complicó, no pasa nada; tiré currículum por todos lados y 'que no, que después te llamamos'", graficó este joven peluquero que espera que tras está experiencia pueda tener una oportunidad, tal como le sucedió a Rocío Estefo y como lo esperan otros jóvenes.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico