Un testigo afirmó que Funes fue amenazado por los imputados

Fue en la cuarta jornada del juicio por el homicidio agravado de Eduardo Funes, donde se terminó de incorporar toda la prueba testimonial, cuatro personas, y documental de la causa.

A lo largo de la mañana se desarrolló en sede de los tribunales penales ordinarios del barrio Roca la cuarta jornada de la audiencia de debate por el homicidio de Eduardo Funes, acontecido el pasado 16 de julio de 2016 que tiene como imputados a César Sebastián Bahamonde y Juan Julio Serrano. Para el próximo lunes a las 8.30 hs. se esperan los alegatos finales de las partes.

Presidió el tribunal de juicio Martín Cosmaro, e integraron el mismo Raquel Tassello y Mariel Suárez, jueces penales; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Cecilia Codina, fiscal general; en tanto que la defensa de ambos imputados fue ejercida conjuntamente por Cristina Sadino y Lilian Borquez, defensoras públicas. Asimismo en la sala se encontraban familiares de la víctima acompañados por profesionales del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito, familiares de los imputados y también alumnos de la Escuela de Arte 746, presenciando en el marco del proyecto Institucional Fiscalía Abierta.

Entre los testimonios destacados de la fecha se escuchó la palabra de un amigo de la víctima que aquella noche estaba en la esquina, tomando con amigos, a 100 metros del Gimnasio y escucharon que le estaban pegando a alguien. "Se escuchaba tremendo bardo como si estuvieran golpeando una chapa con toda la fuerza. Me dio miedo y me fui a mi casa", declaró. También recodó que antes de aquel día Funes le contó que tenía problemas con ambos imputados, Serrano y Bahamonde, y que lo iban a matar. Al día siguiente del hecho se enteró que lo habían matado.

EL CASO

La fiscal general Cecilia Codina intenta demostrar la autoría de los imputados César Sebastián Bahamonde y Juan Julio Serrano por el delito de homicidio agravado por haber sido cometido con ensañamiento, en calidad de coautores. Ambos cumplen prisión preventiva desde sus respectivas detenciones.

Los presuntos asesinos además están imputados por haber baleado la casa de una testigo al día siguiente del aberrante homicidio.

Funes fue atacado con golpes de puño, puntapiés, con arma blanca y con la carcasa de un lavarropa en desuso que utilizaron para pegarle en el rostro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico