Un testigo reconoció al pescador ahogado

Se ratificó la deducción que presumía un periodista de El Patagónico, el hombre que fue hallado ahogado el sábado en la playa de Kilómetro 3 era quien decía llamarse Arturo Cárdenas (58), un pescador que tiempo atrás había sido entrevistado por este medio, cuando el hombre tuvo ser rescatado en la costa el 13 de marzo pasado.

El hombre que fue hallado ahogado el sábado a la tarde en la zona de pozones debajo del espigón de carga de YPF en la playa de Kilómetro 3, fue reconocido por dos testigos a raíz de la deducción de un periodista de El Patagónico a través de la comparación de fotografías e indicios llamativamente parecidos.

El domingo a la tarde, a 24 horas de que el cadáver permaneciese como N.N. y todavía la Policía y la Fiscalía no tuviesen idea de quién podía llegar a ser, ya que no había denuncias de desaparición de personas al respecto y no se hallaba en la base de datos del RENAPER por lo que se estaba analizando enterrar el cuerpo como N.N, hasta que un periodista de este diario tuvo en cuenta varios indicios que comparó con el rescate de hace dos meses, cuando también se ocupó de la cobertura periodística.

Uno de ellos fue la edad del cadáver, que desde el Cuerpo Médico Forense confirmaron que podía llegar a tener unos 60 años; el calzado de cuero marrón tipo botines que llevaba el cadáver; la misma hora y lugar del hallazgo con el del salvataje anterior (13 de marzo), y fisonomía similar entre el mariscador rescatado aquella vez y el fallecido. El periodista compartió los indicios, sus presunciones y las fotografías de aquel salvataje en el que se lo veía al mariscador con los investigadores.

Ese día del salvataje el hombre dijo llamarse Arturo Cárdenas, tener 58 años y ser de nacionalidad chilena. Además en aquella oportunidad señaló no tener familiares en la ciudad. Hoy finalmente, en base al reconocimiento de un testigo, vecino del hombre, se ratificó la identidad del fallecido.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico