Un zoológico muy especial en España

Se trata del Parque de Cabárceno, ubicado a 15 kilómetros de Santander y en plena naturaleza. En él los animales viven en situación de semilibertad.

A sólo 15 kilómetros de Santander, España existe un lugar donde los amantes de los animales serán eternamente felices. Se trata del Parque de Cabárceno, un zoo fuera de lo común, no solo porque está ubicado en plena naturaleza sino porque en él los animales viven en situación de semi libertad.
El Parque de Cabárceno fue inaugurado en 1990 y está situado en la localidad homónima, en el valle del Pisueña, a unos quince minutos en coche de Santander.
Este maravilloso parque es el fruto de la regeneración de un paisaje profundamente degradado por miles de años de actividad minera. Geógrafos e historiadores griegos y romanos destacaron ya la riqueza metalífera, cuya extracción se acentuó en tiempos de la Edad Media, incrementándose al paso de los avances técnicos en los siglos XVIII, XIX y primera mitad del siglo XX. Explotado por diversas compañías nacionales y extranjeras, el hierro de Cabárceno fue extraido de su subsuelo hasta el año 1989. Entonces concluyó la historia de la mina y comenzó la de este Parque de la Naturaleza.
Todos los trabajadores de la mina, tras el acuerdo alcanzado se incorporaron como empleados del nuevo que fue inaugurado en junio de 1990. Para el trabajo de recuperación de los terrenos fue necesario remover cientos de metros cúbicos de tierra, cerrar simas de 40 metros de profundidad que habían sido perforadas por la minería, recuperar calzadas medievales y aún romanas, adaptar caminos de interés naturalístico, construir cabañas y guaridas para los animales, sembrar gramíneas, repoblar forestalmente y construir decenas de kilómetros de rutas interiores.
Este sitio está concebido con fines educativos, culturales, científicos y recreativos, habiéndose convertido en uno de los mayores atractivos turísticos del norte de España. Allí se ofrecen todo tipo de actividades, talleres y rutas turísticas por lo que se convierte en un destino ideal para conocer en familia.
Lo novedoso de este emprendimiento es que la vida se desarrolla en el ambiente más natural posible para los animales que lo habitan. Salvo la alimentación que se les facilita, el resto de las actividades están marcadas por su casi total libertad e instinto. Prácticamente todos ellos desencadenan peleas y luchas en época de celo por el control de las hembras y desde luego, salvo el instinto de supervivencia, el resto de sus sentidos son tan salvajes como en su hábitat natural.
Más de 118 especies viven en el parque entre avestruces, leones, jaguares, y y no es extraño encontrarse a algún pequeño cachorro, ya que es uno de los pocos lugares donde los animales se reproducen de manera natural.
Este recinto está ideado para que toda la familia disfrute de la agradable visita con gran comodidad. Su red de calles asfaltadas facilita el poder recorrerlo en coche con una libertad absoluta para programar la jornada y disfrutar sin prisas de un lugar fantástico. También se puede conocer este privilegiado sitio a pie o en bicicleta, utilizando las rutas alternativas existentes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico