Una alternativa para los jóvenes de acceder a su primer empleo

En Comodoro Rivadavia funcionan dos programas para que jóvenes de entre 18 y 24 años puedan acceder a un puesto laboral con ayuda del Estado. Se trata de "Jóvenes con Más y Mejor Trabajo" y "Progresar". También otorgan beneficios para aquellos empleadores que estén comprometidos con la inserción laboral. Según datos oficiales, durante el último año un total de 25 jóvenes comenzaron a trabajar gracias a diecisiete empresas, comercios u otro tipo de empleadores que adhirieron a alguno de esos programas.

Rocío Estefo tiene 23 años y espera que el trabajo que recientemente consiguió le permita sumar experiencia y por qué no, que en seis meses cuente con un empleo estable, en relación de dependencia, que además le ayude a continuar con sus estudios en la carrera de Contador Público en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB).
El último martes la joven firmó un contrato que durante el próximo medio año la vinculará laboralmente con César Quinteros, un contador que la contrató a través del programa "Progresar" que impulsa Nación por intermedio del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.
En Comodoro Rivadavia son dos los programas de empleo joven que funcionan en la actualidad. Se denominan "Jóvenes con Más y Mejor Trabajo" y "Progresar". Son impulsados por el Ministerio Trabajo, Empleo y Seguridad, uno desde 2012 y el otro desde 2014. En esta ciudad son ejecutados a través de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES) y de la propia comuna por intermedio del Servicio Municipal de Empleo, que tiene sus oficinas en la calle Maipú 1420.
Según confirmaron fuentes oficiales, el Servicio de Empleo depende de la Secretaría de Desarrollo Humano y Familia. De noviembre de 2015 a la fecha, 25 jóvenes de entre 18 y 24 años se incorporaron a algunos de estos programas y trabajaron -o aún lo hacen- en heladerías, hoteles, pizzerías, la industria mecánica, gastronomía, o en diversos puestos administrativos que ofrecieron diecisiete empresas, comercios o empleadores.
En el caso de Rocío trabajará como auxiliar administrativo con orientación contable. "Me enteré leyendo el cartel de pasantías y es una gran oportunidad para poder adquirir experiencia", comentó al ser consultada por El Patagónico.
"El trabajo lo necesitaba para comenzar a entrar en lo que estoy estudiando. Espero poder crecer un poco en la experiencia, conocimiento y desarrollarme, porque la base teórica la tengo, pero en la práctica es muy distinto. Entonces eso está bueno", señaló al referirse a las expectativas que tiene a menos de un mes de que comience a trabajar para el estudio contable de César Quinteros, un joven profesional.

CAMINOS
Según explicó Laura Dojorti, titular de la oficina del Servicio Municipal de Empleo, este año se produjo una mayor cantidad de "acciones de entrenamiento" que en años anteriores, principalmente del programa "Progresar" destinado a jóvenes que terminaron la educación secundaria y que se encuentran cursando una carrera universitaria o terciaria, como es el caso de Rocío, quien tuvo que inscribirse como único requisito para postular al programa.
Diferente es el caso de aquellos jóvenes que accedieron a "Jóvenes con Más y Mejor Trabajo", programa que está destinado a quienes en lugar de una práctica se encuentran en la búsqueda de un trabajo estable o de un perfeccionarse en un oficio, ya que son mayores los pasos previos.
Es que en este caso, los jóvenes deben participan de un taller de orientación y formación laboral en el cual por tres meses aprenden varias cuestiones básicas (ver recuadro), lo que incluye armar un currículum, algo esencial para encontrar un trabajo, pero que no todos los jóvenes saben confeccionar, según explicó Dojorti.
"Normalmente los jóvenes no saben armar su currículum, no saben buscar empleo. Pero cuando termina el trayecto ellos saben qué quieren hacer y arman sus propios planes de trabajo. Entonces nosotros los ayudamos buscando vacante", indicó la responsable de la oficina.
"A partir de esos perfiles tratamos de ir hacia el mercado de trabajo, promocionar los programas y mostrar los perfiles. El problema que tenemos es que a veces nos cuesta mucho llegar al empresariado. No sé si será la característica que tiene el empresariado de Comodoro, porque en otros lugares de la provincia funciona muy bien", afirmó Dojorti, al hacer hincapié en cuáles son los obstáculos que aparecen al momento de impulsar estos dos programas de empleo joven e inclusivo.

LLEGAR AL
EMPRESARIADO
Viviana Carrasco es la relacionista de empresas de la oficina de Servicios de Empleo Municipal. O sea, es la encargada de ser el nexo con las pymes, comercios y empresas de toda la ciudad en la búsqueda de vacantes para los jóvenes que participan de ambos programas.
Reconoce que en el primer programa, destinado a jóvenes que están en búsqueda de un oficio no han tenido tantas incorporaciones como desearían, y que tal como dice Laura Dojorti, a veces resulta muy difícil llegar al empresario, donde no falta la especulación ante los beneficios que otorga el programa para el empleador.
"Algunos empleadores lo toman para abaratar costos. Hay cierta especulación. Nosotros vamos a conocer el lugar, analizar algunas situaciones y nos damos cuenta cuando un empleador en realidad solo quiere abaratar los costos", explicó Carrasco.
"Pero por suerte la mayoría de los que participan son empleadores que están comprometidos con una cuestión social, si no pondrían un aviso en el diario. Por ahí los chicos no tienen experiencia, no tienen estudio, o tienen hijos, entonces el empleador tiene otra mirada social. Por eso quizás tampoco tenemos tantos casos porque hay pocos empleadores con compromiso social", reflexionó.
Entre esos empleadores con compromiso social, hoy suman diecisiete las empresas y pymes que en el último año se sumaron a estos programas.
En el caso del contador César Quinteros, se enteró del programa "Progresar" por un cartel que Viviana había pegado en un espacio de cartelería de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.
Quinteros considera que de esa forma se puede fomentar el trabajo y que representa una oportunidad de formación para quienes no tienen experiencia, algo por lo que a él también debió atravesar cuando se recibió como contador público. "Cuando me tocó empezar a trabajar era presentar el currículum sin experiencia y tener suerte porque cuando te recibís no estás preparado para trabajar. Por eso ahora lo veo como una experiencia y algo social", contó.
"Yo me recibí en la Universidad y creo que puedo dar una mano, si uno quiere hacer cambios tiene que ser pragmático y aplicarlos. Mi intención es que se sienta cómoda y que tenga libertad de decir si está conforme y que quiere mejorar. Mi idea es trasmitirle todos los conocimientos que pueda, es la única manera de crecer, enseñarle a alguien, no veo otra posibilidad", aseguró.
A través de la difusión que le dio al programa por redes sociales, Quinteros recibió más de 40 currículos en menos de tres semanas, lo que refleja la demanda por este tipo de oportunidades.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico