Una aplicación mide el ritmo cardíaco del bebé desde el smartphone

Saber cómo está el corazón del bebe o por qué se mueve mucho lo que a veces causa desespero en las embarazadas, llevó a que un científico y un médico usaran su ingenio para desarrollar una aplicación que permite medir las constantes vitales del efecto y crear así un historial clínico más seguro.

Los sociólogos -y los especialistas en marketing bautizaron a los nacidos entre 1980 y 2000 como Generación Y: los primeros nativos digitales de la historia de la Humanidad. Estos jóvenes, codiciado objeto de deseo para todas las marcas, han crecido rodeados de tecnología; las pantallas son su entorno habitual y adoptan los nuevos dispositivos con naturalidad.
Gran parte del despegue de las aplicaciones móviles y los wearables, por ejemplo, tiene que ver con la necesidad de los Generación Y de "conectar y monitorizar" todos los aspectos de lo cotidiano. Desde saber las calorías que comen o los kilómetros que andan, hasta enviar saludos a los amigos a través de brazaletes inteligentes, todo se puede medir y compartir.
Una tendencia que va más allá y que las nuevas generaciones conocerán incluso antes de dar sus primeros pasos son estas nuevas aplicaciones para medir el ritmo cardiaco del feto: “Belli".
Se trata de una aplicación móvil, conectada vía bluetooth con un dispositivo colocado bajo el ombligo de la futura madre, que permite monitorizar en todo momento las constantes vitales del feto y las contracciones.
La función de Belli no es sustituir el trabajo de los especialistas, sino permitir que estos datos, esenciales para el bienestar de la madre y la salud del niño, estén al alcance de los médicos a una velocidad inimaginable hasta ahora.
Los dispositivos ideados por Bloomlife, la compañía creadora y distribuidora de Belli, servirán además para ampliar el conocimiento sobre el embarazo y sus riesgos en la comunidad científica. Se convierte así también en una herramienta de Big Data, puesto que de forma anónima es posible compartir todos los registros realizados en cada embarazo, ayudando incluso a los diagnósticos y prevenciones en países donde el acceso a los médicos es más complicado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico