Una banda asaltó a Ezequiel Cufré y a su familia mientras dormían

Bajo amenazas, obligaron a Cufré a arrojarse al suelo y encerraron a su esposa y a sus tres hijos en un cuarto. Se llevaron dinero y electrodomésticos.

En la madrugada de ayer tres delincuentes de unos 20 años y con armas plateadas, rompieron la puerta de ingreso de la vivienda del exministro de Hidrocarburos de Chubut en Km 5. Sorprendieron a la familia cuando se encontraba durmiendo. Bajo amenazas, obligaron a Cufré a arrojarse al suelo y encerraron a su esposa y a sus tres hijos en un cuarto. Se llevaron un IPhone del exfuncionario, un televisor de 47 pulgadas, dos notebooks, una cámara digital, una consola de videojuegos, billeteras y hasta las llaves de una camioneta. Uno de los asaltantes en la huida se quedó exigiéndole dinero al dueño de casa en el piso, hasta que los otros dos delincuentes le gritaron desde afuera que había que marcharse.
Sobre la 1:30 de ayer tres delincuentes a cara descubierta rompieron la puerta de ingreso de la vivienda del exministro de Hidrocarburos de Chubut, Ezequiel Cufré, en Segurola al 700 del barrio Presidente Ortiz, en Kilómetro 5. Todos portaban armas de fuego de color plateado.
El dueño de casa se despertó con los ruidos en la puerta de ingreso. Una vez que se levantó de la cama ya los delincuentes estaban adentro del domicilio. Los ladrones exigían pertenencias y uno de ellos se quedó en el cuarto con el exfuncionario provincial, mientras que los otros encerraron a la esposa de Cufré y a sus tres hijos en el cuarto de los niños.
Los asaltantes insistían en que las víctimas no los miraran y lo primero que tomaron fue el teléfono IPhone 6 de Cufré que cargaba en el suelo de la habitación.
Cufré, un referente dentro de la industria petrolera y de la actividad política del justicialismo -incluso hasta fue uno de los nombres que hasta la semana pasada se evaluó para encabezar la lista como candidato a diputado nacional dentro del PJ-, fue obligado a arrojarse al suelo por uno de los delincuentes que le exigió que se mantuviera boca abajo.
Los asaltantes revolvieron todo el dormitorio. Al exministro lo llevaron a punta de pistola al living en donde le pidieron que prendiera las luces ya que estaba todo oscuro.

"ERAN BIEN HABLADOS"
Uno de los datos más llamativos de los asaltantes es que las víctimas le aportaron a la policía es que los delincuentes "eran bien hablados".
Los asaltantes comenzaron a cargar todo lo que pudieron en el vehículo en el que habían llegado. Se alzaron con un televisor LED de 47 pulgadas, una consola de videojuegos Xbox y dos notebook, además de una cámara digital y una campera con una billetera con documentación y la llave de la Dodge Journey de la familia.
Uno de los delincuentes en el momento de la huida se quedó exigiéndole dinero al exministro, pero los otros dos comenzaron a llamarlo desde afuera, hasta que finalmente se marcharon.
Lo que más remarcaron las víctimas a la policía es que la jerga que utilizaban al hablar los delincuentes no era común de la gente que suele delinquir, y que no los lastimaron en ningún momento.
En el caso tomó intervención la Comisaría Mosconi, que recibió la llamada de alerta en momentos posteriores al robo y luego de patrullar las calles aledañas no pudo dar con los autores.
También tomaron intervención Criminalística y Brigada de Investigaciones y la funcionaria fiscal Verona Dagotto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico